El presidente combina la mano tendida a PSOE y BNG con el garrote a En Marea

Feijoo no elude la autocrítica con la revitalización demográfica y los posibles «erros» en la sanidad. Participa: ¿Quién ha estado mejor en el debate?

El presidente combina la mano tendida a PSOE y BNG con el garrote a En Marea Núñez Feijoo rebatió las críticas al modelo económico popular por parte de la oposición

santiago / la voz

Hubo algún guiño a Pablo Casado, reproches contenidos al Gobierno de Pedro Sánchez y, en un gesto muy poco frecuente, incluso fue posible escuchar a Alberto Núñez Feijoo haciendo autocrítica en un par de asuntos. El que se inició este martes es el undécimo debate sobre el estado de la autonomía que afronta el líder de los populares gallegos, y el octavo que encara instalado en la presidencia de la Xunta, así que se trata de un formato que le viene como un guante y en el que resulta muy difícil cogerlo en un traspiés.

No acostumbra Feijoo a hacer anuncios grandilocuentes en este tipo de sesiones. Es más de ir por el carril. Y si para algo ha servido este debate que llega en pleno ecuador de la legislatura es para delimitar con las fuerzas de la oposición el campo de juego para los próximos meses, en los que el presidente autonómico dejó claro que combinará la mano tendida hacia el PSOE y el BNG con el garrote a En Marea.

Al portavoz del PSdeG, Fernández Leiceaga, se lo dijo expresamente. Después de que Pedro Puy, el portavoz del PP, enumerara el entendimiento que mantuvo con el PSOE en asuntos como la financiación autonómica, dinamización demográfica, reivindicación de las grandes infraestructuras o la recuperación del pazo de Meirás, Feijoo soltó: «Teño vontade de chegar a acordos con vostedes, porque todos imos marchar de aquí e o que queda é o que se acorda», esgrimió.

Con el BNG dejó claro el mandatario autonómico que existe una discrepancia más de fondo, en cuestiones como la defensa de la banca publica o el concierto económico propio, de los que discrepa. «Pero eu aprécioa persoalmente», le espetó Feijoo a Ana Pontón, tras recordar que desde posiciones muy alejadas fue posible llegar a acuerdos en la lucha contra la violencia de género o en la reivindicación del transferencia de la autopista AP-9.

Pero ahí se acabaron los guiños a la bancada izquierda. Con el resto, garrote. Las palabras dirigidas al líder de En Marea, Luís Villares, al que Feijoo ignoró en gran medida, fueron hurañas. «Frívolo» e «inconsciente» son algunos calificativos que le dedicó visiblemente irritado por que Villares dijera del PP que sus antepasados fueron los que asesinaron a Alexandre Bóveda. «Como se pode ser tan sectario? Pensa que se pode dicir iso nunha Cámara seria?», inquirió Feijoo.

También se perfiló el campo de juego hacia fuera de Galicia. Con reproches al Gobierno de Pedro Sánchez, del que dijo que «seguimos sen saber se se materializará o reintegro» de los 200 millones del IVA, o con un guiño a Pablo Casado con la defensa del articulo 155 de la Constitución. «Non comprendemos que provoque escándalo a aplicación», dijo.

Y en el capítulo de autocrítica vino una de la mano de la sanidad, al admitir que hubo «erros», pero también «milleiros de acertos». Y la otra al admitir el fracaso de lo previsto en el plan estratégico 2015-2020 en materia de dinamización demográfica. Galicia se achica y envejece. Y la Xunta no niega lo evidente.

Lo mejor: Convocar la conferencia de presidentes

Entre las mejores bazas jugadas por Feijoo durante el debate está el anuncio de que pedirá la convocatoria de la conferencia de presidentes de las diferentes autonomías con el fin de abrir el debate de la financiación. Es un asunto en el que el presidente de la Xunta tiene el aval de tres comunidades del PP y otras tres gobernadas por el PSOE.

Lo peor: Inconcreción sobre el futuro y las rebajas fiscales

El debate fue aprovechado por Feijoo para poner el trazo grueso del programa político más allá del 2020, cuando rematará la legislatura, pero lo hizo sin concretar su futuro o si optará a un nuevo mandato. Tampoco concretó los detalles de algunas rebajas fiscales, que deberán aguardar a la tramitación del presupuesto.

Feijoo anuncia una bajada de impuestos para la compra de vivienda habitual usada

Juan Capeáns
Los anuncios de Feijoo: bajada de impuestos o aumento de ayudas a cuidadores Esta es la batería de medidas desgranadas por el presidente de la Xunta en el Debate do Estado da Autonomía

El presidente de la Xunta anuncia que  el Consello da Xunta aprobará mañana el techo de gasto para el próximo año

El presidente de la Xunta anunció en el Debate do Estado da Autonomía que la rebaja fiscal para el 2019 estará enfocada a recortar los impuestos relativos a la compra de vivienda habitual usada, y de esta forma Galicia será la comunidad autónoma con más beneficios en el caso de los jóvenes, familias numerosas y personas con discapacidad.

Esta medida se incluirá en las próximas cuentas del 2019, para las que también se reservó novedades: el Consello da Xunta aprobará mañana el techo de gasto para el próximo año, y por ello pidió la colaboración de la Cámara para que la próxima semana, dentro del plazo legal, se puedan tratar en el Parlamento los Orzamentos del siguiente ejericio. En ese debate el Ejecutivo gallego abordará nuevas bajadas en los impuestos cedidos, siguiendo la línea marcada en los últimos años que permitió, según cálculos de Facenda, que los gallegos tuviesen a su disposición 1.100 millones más.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El presidente combina la mano tendida a PSOE y BNG con el garrote a En Marea