Moncho Conde Corbal: «Adolfo y yo teníamos cierto parecido»

El ourensano fue a principios de los ochenta la imagen de la campaña de Adolfo Domínguez, con uno de los lemas de moda más internacionales y reconocidos, el de «La arruga es bella»

Conde Corbal posa en la tienda de Adolfo Domínguez en Ourense, donde su imagen dejó huella
Conde Corbal posa en la tienda de Adolfo Domínguez en Ourense, donde su imagen dejó huella

ourense / la voz

¿Quién no conoce el eslogan La arruga es bella que a principios de los ochenta encumbró a Adolfo Domínguez a lo más alto? Muchos dicen que es la frase por excelencia de la moda española y que no ha habido otro lema que lo haya superado. Otro ourensano fue el encargado de poner su imagen. Moncho Conde Corbal era un joven estudiante y tuvieron que pasar muchos años para que se percatara de que estaba haciendo historia. «Me di cuenta de su importancia cuando vi mi foto en el Espasa Calpe», afirma. A finales de los años setenta, y de la mano de la familia Domínguez, Moncho Conde Corbal empezó colaborando como modelo de fotografía. La relación con ellos comenzó sobre el año 78, cuando le llamaron para hacer las fotos que necesitaban para acudir a un estand en Paris de moda, con los primeros trajes de lino. «Los conocía por razones de amistad. El hermano, Jesús, estaba al frente de la tienda con su padre y Adolfo, en el extranjero. Cuando se plantearon hacer una fábrica vino para hacerse cargo de la parte creativa y Jesús de la administrativa y empresarial», explica Moncho que entonces tenía 18 años.

Y se empezaron a suceder las campañas cada seis meses. «Yo no pensaba en ser modelo. De aquellas no había esa figura masculina en España. Me avisaban y yo venía desde Madrid, en donde estudiaba periodismo, a Ourense», relata. Y llegó la gran campaña: La arruga es bella. «Me coincidió a mí», afirma modestamente. Pero, subraya, que desde siempre tuvo una intuición: «Creo que Adolfo y yo y teníamos cierto parecido físico. No lo sé, pero puede que le recordara a él mismo. Esta fue una percepción posterior. Yo no era profesional y en las ferias de moda les chocaba que tuviera tanta continuidad con Adolfo», explica.

Moncho Conde Corbal era entonces un estudiante de periodismo en Madrid, en plena movida madrileña. «Aprecié que la campaña era más agresiva, pero no porque se hablara de ella, sino porque salía mi imagen en muchas publicaciones. Empecé a ser reconocido en la calle, en la facultad... En Ourense el fenómeno fue mayor porque era una ciudad pequeña en la que todos nos conocíamos, aunque en aquellos años paré poco. Era mochilero y en vacaciones me iba por ahí de viaje», explica. Cree que la gente lo vivió, entonces, más que él. Conde Corbal nunca estuvo en circuitos de moda. Esos cuatro años, fruto de una relación de amistad, fueron toda su experiencia. Afirma que nunca le atrajo ese mundo ni el hecho de verse retratado: «Tenía claro que no quería ser modelo. Lo viví de otra manera, lo hacia simplemente por amistad y para ganar algo de dinero». «Creo que para mí y para todos, esta campaña tuvo incluso más trascendencia con el paso de los años. Ahora mismo, más de 30 años después, me sorprende que alguno se acuerde», dice. Y afirma entre risas: «La verdad es que si lo llego a saber hubiera aguantado unos años más y me hubiera ayudado a mantener hoy El Cercano, el espacio cultural que dirijo en Ourense».

Guarda recuerdos de esa época, como desfilar en París junto a modelos profesionales de Polonia: «Hoy lo veo y me da la risa. Esos cuatro años siguen formando parte de su vida: «El año pasado vinieron a El Cercano los periodistas May Gañán y José María Mejorada a presentar un libro. Cuando estábamos tomando un café tranquilamente, May le dijo a José María: ‘¿Te acuerdas de La arruga es bella. Pues este es Moncho, el modelo’. Se sorprendió muchísimo y hasta me hizo una fotografía», relata. Su imagen ha trascendido al igual que el eslogan más famoso de la moda española. Él puso su imagen a un fenómeno: «La arruga sigue siendo bella, aunque de otra manera».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

Moncho Conde Corbal: «Adolfo y yo teníamos cierto parecido»