«Me entristece la política española, no nos merecemos este Gobierno»

El presidente de la Xunta afirma que su preocupación por los supuestos dosieres contra él «es cero»


santiago / la voz

Liberado tras la presión a la que se vio sometido en el mes de junio para que diese el salto a la política española, analiza los hechos ya con cierta distancia. En aquellas semanas, paralelamente a sus reflexiones, afloraron de nuevo en las redes sociales y en algunos medios las fotografías con Marcial Dorado, y se especuló sobre la existencia de dosieres en su contra.

-Si existen dosieres contra usted, ¿por qué no intentan tumbar al presidente de la Xunta?

-Mi porcentaje de preocupación sobre eso de los dosieres es cero. Lo único que me preocupaba esos días es que no había acabado el mandato en Galicia.

-¿Por qué se emocionó al anunciar que se quedaba?

-Porque iba a decepcionar a mucha gente, y eso me pesaba. Presidentes autonómicos, diputados, senadores... ellos pensaban que yo era la mejor opción. Esa sensación agridulce la tuve por la decepción que iba a producir en el partido. Al final, esta es mi familia política.

-En el partido eran mayoría los que le pedían que se presentara. ¿Y en la calle?

-Estaba equilibrado. Fuera de Galicia no se entendió, aunque ahora se va comprendiendo un poco mejor.

-En la calle suelen pararlo para felicitarlo, pero en las redes sociales su figura genera división.

-La mayoría de los ciudadanos no se dedican a hacer comentarios en las redes sociales, la gente tiene sus ocupaciones. Pero hay una serie de personas que, no compartiendo los principios de la mayoría, tampoco aceptan sus decisiones. Eso provoca comentarios impropios. Yo convivo con sentimientos distintos. Fuera de Galicia observamos que el prestigio de la Xunta, su estabilidad y la previsibilidad que irradiamos se valora mucho. En Galicia se aprecia, pero fuera, todavía más. Estoy sorprendido por el cariño y respeto que nos tienen.

-¿Le da pereza la política de Madrid?

-Me da tristeza ver cómo está la política española. Estamos en octubre y no hay ninguna comunidad autónoma que sepa cuánto dinero va a tener para el próximo año. No sabemos cuándo va a haber presupuesto. No hay ninguna medida estructural. Se habla de impuestos a la banca, a las sociedades, a la renta, a los combustibles... ¿Para qué ha servido este cambio de Ejecutivo? ¿Para qué? ¿Para tener más ministros cesados o investigados? Esto no es el cambio. Es un retroceso en la política. Me entristece porque los españoles no se merecen este Gobierno.

-Usted llegó a la Xunta a lomos de la polémica de los Audi, ¿qué opina de los medios de transporte que usa Pedro Sánchez?

-No me atrevo a opinar. Yo entiendo que un presidente del Gobierno tiene que atender muchas obligaciones, pero no quiero centrarme en eso. Lo cierto es que cada vez que hay un problema en España observamos con precisión una cortina de humo al día siguiente, ¡todo es humo! Al problema de la ministra de Sanidad respondieron con una reforma constitucional de los aforados; a las grabaciones de la ministra de Justicia contestaron con un CIS ilusorio que decía que el PSOE gana en las cuatro provincias gallegas [sonríe]. Ahora supimos de los problemas del ministro de Innovación, y amenazaron con elecciones anticipadas. No está mal..

-Usted ha comprado una vivienda y tiene segunda residencia, ¿un político puede tener una sociedad para hacer esas adquisiciones?

-Un político tiene que cuidar al máximo sus planteamientos tributarios. Hay cosas que la ley permite, pero los políticos debemos pensarlo dos veces. Por tanto, no estoy censurando ni juzgando, solo digo que los políticos, en temas de impuestos, debemos ser especialmente meticulosos, porque estamos gestionando el dinero de los ciudadanos.

-¿Qué le preocupa de Cataluña un año después del 1-O?

-Que nadie se esté preocupando de los problemas de los catalanes porque solo se habla de los problemas de sus políticos. Y escuchar a altos cargos del Gobierno socialista, que depende de los independentistas, hablar de indultos sin que haya ni siquiera sentencia. Eso es un escalofrío político y del Estado de derecho.

-Se ha visto con Rajoy este verano, ¿cómo lo encontró?

-He visto al Rajoy más puro, el que se reconcilia con su profesión, pero con la misma carga irónica. Me da la sensación de que está sorprendido por la deriva de la política y las frivolidades. Tiene razón, deberíamos ser un poco más serios.

«Un político tiene que cuidar al máximo sus planteamientos tributarios»

«Cada vez que el Gobierno tiene un problema hay una cortina de humo. ¡Todo es humo!»

«No vamos a admitir más años de insultos y victimismo del alcalde de Vigo»

A pesar de la cómoda mayoría absoluta, el debate político en Galicia sigue siendo intenso.

-¿A quién ve más fuerte en la oposición?

-Como parlamentario, veo más solidez en Leiceaga desde el punto de visto de conocimiento, formación y ponderación. A Villares y a Pontón los respeto, pero el señor Villares respeta menos a los demás. Esa actitud puede tener que ver con su posición dentro de su grupo.

-Gonzalo Caballero va a cumplir un año al frente del PSdeG, ¿cómo lo valora?

-Me parece una persona educada, y eso es importante en política. Desde que su líder, Pedro Sánchez, es presidente lo noto con muchas limitaciones en su discurso. Él intenta hacerse un hueco, pero me da la sensación de que hay personas dentro de su partido que no tienen ningún interés en su liderazgo.

-¿Su relación con Abel Caballero es reconducible?

-Hasta las personas que piensan que Abel Caballero es un líder planetario se dan cuenta de que el victimismo es su leit motiv. Cada vez que nosotros llevamos una solución a Vigo, él está pensando en el siguiente problema. Insulta por la mañana y provoca por la tarde, pero ya no vamos a admitir más años así. Seguiremos diciendo que ser alcalde de Vigo no es ser su propietario, y que Vigo es de los vigueses, que no son vasallos de nadie. 

-¿Qué pasaría si Feijoo sale de telonero en un concierto del Monte do Gozo?

-Usted mismo sonríe al hacer la pregunta, y sin embargo en Vigo se considera normal. Los medios en Vigo interpretan que esto no se puede comentar, no vaya a ser que tengan algún problema. Nuestro objetivo está claro: vamos a defender a los ciudadanos de Vigo, que no tienen que temer a las represalias en las asociaciones, en las instituciones y en las empresas por no seguir las tesis oficiales. Y el Aló alcalde -en referencia a sus intervenciones mediáticas- tiene que ser denunciado, porque estamos en una democracia. Yo soy presidente de la Xunta porque siempre he ganado en Vigo, siempre. En todas las elecciones he sido el político más votado con mucha diferencia. Que el alcalde me diga que yo no puedo entrar en Vigo... Esto no lo vamos a seguir silenciando. 

«Queremos gestionar la AP-9 para mejorar el servicio y las conexiones»

Feijoo carga abiertamente contra el Gobierno de Sánchez por todo lo que ve y lee en las últimas semanas, pero sostiene que también está sufriendo cierta desconexión con Madrid que pagan todos los gallegos. Cuatro meses después de llegar al poder, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, va a reunirse con el presidente de la Xunta esta semana. Los asuntos no son menores. Con el AVE no espera sorpresas y confía en que siga en pie la fecha de pruebas para el último trimestre del 2019.

-¿Encontrará una posición diferente sobre la transferencia de la titularidad de la AP-9?

-En este asunto nosotros hemos mantenido siempre el mismo criterio. Lo que busca la Xunta es mejorar la calidad en la prestación del servicio, cosa que no siempre ocurrió cuando hubo obras, y poder hacer un planteamiento más amplio de conexiones con otros viales, porque tenemos un problema en el área metropolitana de A Coruña, en Vigo, en Pontevedra y en Santiago, donde aún no se han completado los trabajos. Es la arteria principal del eje atlántico.

-¿Es optimista?

-En general, me parece que hemos retrocedido. Teníamos una comisión paritaria para el seguimiento de la AP-9, y está parada. Tampoco recibimos información de la supresión del peaje de Redondela, y tampoco del cambio de propiedad. Desde que está el PSOE en el Gobierno ya no hay prisa para la transferencia, ya no hay comunicación. Y añado: con independencia de lo que se vote en el Congreso, esa transferencia se puede hacer sin ninguna ley. Se trata de hacer una comisión mixta de transferencias y pactarla. Solo se necesita que haya un acuerdo en esa comisión. Que se vote o no en la Cámara no es un motivo para posponer la decisión.

-Y con Pablo Casado, ¿no debería plantearle estas cuestiones para que las defienda?

-No es necesario. Uno acude al presidente del partido cuando hay problemas o discrepancias, pero él estuvo en el inicio del curso político y conoce las reivindicaciones de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Me entristece la política española, no nos merecemos este Gobierno»