La oposición lamenta que la sanidad y el empleo quedasen fuera del cambio

Lo califican como un movimiento de fichas que no arregla los problemas del país


santiago / la voz

La remodelación del Gobierno de Núñez Feijoo se anunció demasiado cerca en el tiempo del fallecimiento de un paciente este verano en el PAC de A Estrada y de la polémica suscitada después en el Parlamento de Galicia por tan triste suceso. Un margen muy escaso como para que ese hecho quedase solapado por la crisis, de ahí que, a la hora de valorar los cambios en el Ejecutivo, la oposición haya sido unánime al lamentar que las bajas no incluyesen el cese del conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, a quien culpan de las graves consecuencias de los recortes en política sanitaria. El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero; su portavoz parlamentario, Xoaquín Fernández Leiceaga; el portavoz de En Marea, Luís Villares, y la líder del BNG, Ana Pontón, reprocharon de forma unánime que el responsable de Sanidade no fuese incluido en el movimiento de fichas para darle un vuelco a la política sanitaria. Aunque en menor medida, la oposición denunció también que no se hubiese aprovechado la ocasión para mejorar las políticas de empleo e impulsar las que tienen que ver con la gestión forestal y del medio rural.

Gonzalo Caballero calificó la remodelación del Gobierno autonómico como un «cambio de cromos» que no soluciona los problemas reales de Galicia ni rectifica los errores en las políticas públicas de la Xunta. «O PP segue sen ter equipo para desenvolver un proxecto de interese para a maioría da cidadanía», lamentó. Por su parte, Leiceaga calificó el cambio como insuficiente y dijo que se había perdido una oportunidad para «atender ao fundamental»; a su entender, para «resolver as deficiencias que ten o actual Goberno de Feijoo», con especial hincapié en las políticas sanitarias, pero también en las que afectan al empleo y al rural gallego.

El líder de En Marea fue más contundente a la hora de pedir el cese de Vázquez Almuíña, a quien responsabiliza directamente del fallecimiento de un paciente en A Estrada: «O máis grave desta remodelación é o que non se fixo, que era destituír de maneira fulminante ao conselleiro de Sanidade». El portavoz de En Marea cree que Feijoo mantiene a Almuíña en el cargo para respaldarse a sí mismo, y en cuanto a la gestión de los conselleiros salientes, Beatriz Mato y José Manuel Rey, Villares calificó sus políticas de «fracaso», en referencia a la gestión de los incendios y a los «problemas» en Educación por la falta de profesorado, los comedores o el transporte escolar.

Ana Pontón, por su parte, se mostró convencida de que una mano de pintura o un sudoku no van a arreglar el problema de fondo; a su juicio, Feijoo «non ten un proxecto de país». La portavoz del BNG ve al presidente «aburrido e frustrado» por haber tenido que renunciar a su carrera en Madrid y solo le concedió un ápice de autocrítica en la ampliación de las consellerías: «Coa boca pequena recoñece que era mentira que eran capaces de facer máis con menos».

Denuncian que la Xunta se supedita a los intereses electorales del Partido Popular

Los grupos de la oposición también cargaron tinta sobre el motivo que llevó a Feijoo a remodelar su Gobierno: la necesidad de liberar a Mato y a Rey Varela de sus responsabilidades en la Xunta para dedicarse en cuerpo y alma a la campaña electoral con el fin de recuperar las alcaldías de A Coruña y Ferrol. Para Ana Pontón queda claro que «o Consello da Xunta é unha prolongación do gabinete do PP, que é o que marca as crises e os cambios». Para la portavoz del BNG, Rey Varela y Beatriz Mato no dejaron ahora sus carteras, «levan meses cobrando como conselleiros e utilizando a Xunta para facer campaña electoral».

En términos parecidos se pronunció el líder de En Marea. Para Villares, la salida de los conselleiros confirma «o uso partidista e absolutamente sectario das consellerías para facer promoción persoal a favor das súas candidaturas».

Gonzalo Caballero también cree que los cambios obedecen a intereses partidistas. El secretario xeral del PSdeG sospecha que Feijoo sabe que corre el riesgo de no gobernar en ninguna de las siete ciudades gallegas y por eso cambia los conselleiros, «para salvar os mobles» en un contexto que interpreta como de «caída electoral sen precedentes» del PP en España y en Galicia.

Tellado lo niega

El secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, que valoró de forma positiva un Gobierno que «medra» para adaptarse a un momento de recuperación económica, negó ese uso partidista de las carteras. Dijo que, de ser así, los conselleiros seguirían «e farían campaña desde a consellería». «Pero iso nós non o facemos», puntualizó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La oposición lamenta que la sanidad y el empleo quedasen fuera del cambio