La USC acierta con aulas donde los cerebros tiran del resto


santiago / la voz

¿Y si compartir aula con un superdotado en lugar de entenderse como un problema se percibe como una oportunidad? Esta pregunta se la hicieron los responsables de la unidad de atención en altas capacidades de la Universidade de Santiago, y dieron en la diana. Llevan cinco años aplicando en las clases el enriquecimiento curricular, que ya es una referencia entre los expertos. «Es una medida de intervención inclusiva que favorece al resto de sus compañeros, de tal manera que supone una oportunidad para todos», indica Carmen Pomar, directora de dicha unidad. Se trata, básicamente, de poner en marcha herramientas que generalmente se aplican solo a los alumnos con altas capacidades, pero que han demostrado ser útiles para el aula en conjunto. Son tareas creativas, enriquecedoras y con un nivel más alto de exigencia, pero la experiencia demostró que en muchos casos logran motivar a la totalidad de los alumnos. «Benefician a los que tienen altas capacidades, pero también a los que no, ya que no debemos subestimar nunca la capacidad del aula».

El enriquecimiento curricular es una de las experiencias que se pondrán sobre la mesa este fin de semana en el primer congreso internacional de altas capacidades que organiza este departamento de la Facultade de Psicoloxía de la USC y la Asociación de Altas Capacidades de Galicia. Desde ayer y hasta el domingo, compartirán los últimos estudios sobre la superdotación intelectual y el talento expertos como Joseph Renzulli o Sally Reis, los españoles Javier Tourón o Luz Pérez y la última generación de psicólogos y educadores, entre los que destacan la profesora Carmen Ferrándiz y la doctora Carmen Pomar.

El congreso se inauguró ayer en un acto al que acudieron el conselleiro de Educación, Román Rodríguez; el rector de la USC, Antonio López, y el concejal de Educación de Santiago, Manuel Dios, entre otros. Román Rodríguez aseguró que Galicia es una de las comunidades que más se toma en serio la inclusión en las aulas y, de hecho, el 92,4 % de los alumnos con necesidades especiales están integrados en clases ordinarias.

El conselleiro, que felicitó por su trabajo tanto a los docentes como a las familias y a la asociación que trabaja con altas capacidades, adelantó que, en breve, se publicará un protocolo de actuación que servirá como guía para los profesores a la hora de integrar en el aula a estos estudiantes, que casi siempre tienen un ritmo y unas pautas de trabajo diferentes a los de la mayoría. «Non todos os casos son iguais -puntualizó el responsable de Educación en la Xunta-, e por iso non existe, nin pode existir, unha resposta común. Pero desde o punto de vista educativo si debe existir un obxectivo común: aproveitar o talento de cada alumno».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La USC acierta con aulas donde los cerebros tiran del resto