La Xunta teme que Fomento renuncie a eliminar el tramo negro de la autovía de O Porriño

Ethel Vázquez destaca que menos del 1 % de los puentes precisaron medidas especiales tras las revisiones

.

redacción / la voz

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, expresó ayer su temor a que el Ministerio de Fomento no asuma el compromiso de prolongar la A-52 hasta Vigo para evitar el tramo de la A-55 más peligroso, que ostenta el récord de ser el tramo de autovía con mayor siniestralidad de España. La Xunta reacciona así a una intervención realizada la semana pasada por el ministro José Luis Ábalos en la que cuestionó el Plan Extraordinario de Carreteras, un modelo de financiación extrapresupuestaria aprobado por el anterior Gobierno para acometer nuevos proyectos de autovías, entre ellos esta variante de la de O Porriño valorada en unos 337 millones. El alto coste se debe a que se construirá un gran túnel que evite las curvas y sirva de acceso directo a la ciudad.

«Nos encontramos que se anuncia un Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras por 5.000 millones de euros usando una fórmula financiera con cuestiones pendientes de resolver y con un coste incierto», dijo el ministro, sin referirse en concreto a ningún proyecto. Para Ethel Vázquez, de esta frase se infiere una renuncia a continuar con el plan, pero también un adelanto de que la prolongación de la A-52 «vaise anular sen previo aviso». «Non coñecemos o novo programa e cronograma para construír unha infraestrutura importantísima», añadió.

Fuentes de Fomento explicaron que en el plan de carreteras se detectaron problemas relativos a la financiación y otras dificultades administrativas relacionadas con los pliegos de licitación. «Pero ninguno referido a carreteras gallegas», aseguraron. Esta obra, además, no iba a salir en la primera tanda, pues aún está en proyecto. En cualquier caso, la conselleira quiere que Ábalos ponga fecha a una reunión «solicitada hai tempo» para hablar de estos asuntos.

Ethel Vázquez hizo estas declaraciones en una rueda de prensa donde, junto con el director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, hizo un balance del plan autonómico para inspeccionar puentes y otras estructuras de paso, así como de las estrategias de conservación de carreteras de su departamento.

Mantenimiento y conservación

Así, no llegan al 1 % los puentes que necesitaron una inspección especial tras las principales que se realizan cada cinco años. No obstante, desde el 2009 se han gastado 19 millones de euros en mejorar estas infraestructuras y garantizar así la seguridad de los usuarios. Otros 31 millones se destinaron a obras de conservación extraordinaria, mientras que este año los presupuestos de la Xunta incluyen 55 millones para el mantenimiento de las carreteras de titularidad autonómica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Xunta teme que Fomento renuncie a eliminar el tramo negro de la autovía de O Porriño