«Hay que hacer que no salga vivo de nuestra clase»

Condena a Educación por no proteger a un escolar de Narón, que vuelve a coincidir con sus acosadores


NARÓN / LA VOZ

«Los que vayan en nuestro curso hay que hacer que XXX no salga vivo de nuestra clase, a ver si lo cambian». Es solo uno de los mensajes de WhatsApp lanzados por uno de los compañeros de pupitre de un menor de Narón de 16 años que lleva desde los 11 siendo víctima de un acoso escolar continuado. Sus padres están desesperados. En unos días volverá a las aulas y, a pesar de existir una sentencia que acredita el drama y condena a la Xunta a indemnizar al menor por no tomar las medidas oportunas para protegerlo, volverá a coincidir en varias clases con los cinco alumnos que lo martirizan. Los padres exigen soluciones inmediatas.

«Nos dimos cuenta tarde. Nos alertó la madre de una compañera», señala la madre de la víctima, un estudiante de un instituto de Narón. Estaba en primer curso de la ESO. «Nos dijo que a nuestro hijo lo agredían los compañeros a diario, incluso tirándolo al suelo y golpeándolo a base de patadas. Y cuando le preguntamos, estalló».

Insultos, amenazas, puñetazos, patadas... un auténtico calvario que pusieron en conocimiento del centro, que en aquel momento adoptó como medida el cambio de aula del niño. Pero los episodios siguieron al coincidir en el bus escolar con los agresores y a través de un grupo de mensajería instantánea. Hechos que, en sede judicial, confirmaron varios compañeros.

Pero, como recoge la sentencia de 17 de julio del juzgado de Ferrol, «no consta que se hayan adoptado otras medidas que impidan la continuación de las conductas acosadoras». En el instituto «no se siguió el protocolo con el fin de garantizar la protección integral del menor víctima de acoso», en tratamiento psicológico desde hace años.

Por todo ello, concluye la jueza: «Puede apreciarse la responsabilidad de la Administración, pues si bien se adoptaron medidas, ni fueron las legalmente previstas ni fueron suficientes para garantizar la protección integral del menor», y condena a Educación a indemnizar al joven con 3.000 euros. Aunque de poco sirve esto cuando el drama persiste.

Y así, el día 17, acosado y acosadores volverán a coincidir en varias clases. Los padres exigen a Inspección que, de una vez, tome las medidas cautelares precisas para que no haya nuevos episodios de acoso. La Xunta de Galicia ha eludido pronunciarse sobre este caso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
64 votos
Comentarios

«Hay que hacer que no salga vivo de nuestra clase»