Gobierno y Xunta se enzarzan por las nuevas subidas de los peajes en la AP-9

Fomento mantiene que se trata de una decisión «lanzada» por el Ejecutivo de Rajoy

.

vigo / la voz

La subida de un 2 % que sufrirán los peajes de la autopista del Atlántico antes de dos meses no tiene vuelta atrás. El nuevo encarecimiento que los gallegos tendrán que afrontar al utilizar la AP-9 generó ayer, eso sí, un cruce de reproches y una atribución de responsabilidades respecto a dicha decisión entre el Ministerio de Fomento y la Xunta.

Después de que el PSdeG llegase a pedir al anterior Gobierno central que cargase a las arcas públicas el coste de la ampliación del puente de Rande y de la circunvalación de Santiago para evitar parte de la subida de peajes que se le viene encima, el secretario general de Infraestructuras del ministerio, Javier Izquierdo, dijo ayer que «Fomento va a continuar con la tramitación de un expediente [de subida] que viene lanzado desde la etapa del anterior Gobierno del PP». Reiterando las dos alzas de precios de los peajes anunciadas ayer por La Voz, y que se harán coincidir en una única subida del 2 %, el alto cargo ministerial aseguró que están «obligados a culminar» el real decreto que avalará dicho encarecimiento de tarifas.

En la misma línea se posicionó el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, quien en respuesta a las críticas a esas subidas lanzadas por Xunta y PP tachó de «irresponsable que quien ha negociado las subidas pretenda ahora desentenderse del tema». Losada abundó en que las alzas de precios son «facturas dejadas por el PP de Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijoo», obviando que una de ellas, del 1 % durante los próximos 20 años, se sustenta en el acuerdo alcanzado por el Gobierno de Zapatero para pagar las obras de Rande y Santiago. Eso sí, Losada recuerda que una tercera subida está en el aire fruto del acuerdo que señala pactaron el Ejecutivo de Rajoy y la Xunta para compensar a Audasa la futura eliminación del peaje de Redondela.

«Desleales con Galicia»

La avalancha de altos cargos socialistas para tratar de eludir cualquier responsabilidad en las subidas de los peajes de la AP-9, fue contestada por la conselleira de Infraestruturas de la Xunta, Ethel Vázquez, quien acusó al Ministerio de Fomento de «desleal» por ultimar el real decreto que justificará el cambio de precios sin haberlo discutido en la comisión bilateral que la Administración central y la autonómica crearon para tomar decisiones sobre la autopista gallega. «No nos han informado de nada. Es indignante que tengamos que enterarnos por la prensa, cuando había un acuerdo de Pedro Sánchez con Alberto Núñez Feijoo para mantener viva la comisión bilateral y discutir en ella los asuntos de la AP-9», destaca la conselleira.

Vázquez hace hincapié en la subida a cuenta de las obras de Rande y Santiago, culpando al PSOE de «decir una cosa y hacer la contraria», en referencia a las peticiones de Gonzalo Caballero y José Blanco hechas al anterior Gobierno central de que asumiese el coste de ambas ampliaciones para no elevar los peajes.

«A Galicia este Gobierno de Pedro Sánchez la está dejando de lado», considera además la conselleira al comparar la eliminación de peaje en un tramo de la AP-7 catalana que acaban de decidir Fomento y la Generalitat y que no se repercutirá en los usuarios del resto del vial, como sí ocurrirá en la AP-9.

Petición de rescate

El viceportavoz parlamentario de En Marea, Antón Sánchez, culpa sin embargo a Alberto Núñez Feijoo de «non ter sido capaz nestes anos de alixeirar a hipoteca» que tienen que pagar los gallegos con la AP-9, como en cambio sí se ha decidido en Cataluña. Sánchez recalca en todo caso que con la alternancia entre PP y PSOE en el Ejecutivo «non cambian as prebendas para Audasa. Os dous partidos son corresponsables desta situación», incide para reclamar de nuevo «o rescate para o público da AP-9, pois non se regula polo interese xeral, senón só polo da empresa».

En Cataluña paga Fomento, en Galicia, los usuarios

C. Punzón
.

El ministerio decide pagar el 80 % de tramos de la AP-7 y la AP-2 catalanas para incentivar su uso

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, firmó el pasado 31 de agosto un real decreto por el que decidió que desde el pasado domingo su departamento costeará el 80 % del precio de los peajes de los vehículos ligeros que circulen por dos tramos de la AP-7 y la AP-2 en Cataluña. Las concesionarias de ambos viales se harán cargo del 20 % restante, pero recibirán de las arcas públicas 3,51 millones de euros y todo el tráfico y los peajes de camiones, que a partir ahora tiene prohibido circular por las carreteras convencionales paralelas.

Seguir leyendo

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Gobierno y Xunta se enzarzan por las nuevas subidas de los peajes en la AP-9