Patrimonio abre expediente por la desaparición del pazo fantasma

La alarma saltó con la venta de un inmueble en Abegondo «traído desde Negreira»


a coruña / la voz

Patrimonio no confirma ni desmiente si las piedras del pazo de Reibó son con las que se ha «reconstruido» otro inmueble en Abegondo, tal y como anunciaban varios portales inmobiliarios en los que hasta hace pocos días se ofertaba «un pazo traído desde Negreira y vuelto a construir» en la localidad coruñesa. Lo que sí afirman desde la Consellería de Cultura es que están investigando lo ocurrido. En concreto, el Ejecutivo gallego indica que ha iniciado «un expediente de dilixencias previas para obter información sobre o sucedido».

Mientras tanto, desde el Concello de Abegondo no aclaran demasiado sobre la edificación puesta a la venta en la localidad. Lo que sí explican es que cuando se construyó todavía no estaba al frente del Ayuntamiento el actual alcalde popular, José Antonio Santiso Miramontes. Asimismo, expresan que nunca han recibido ningún tipo de denuncia sobre la edificación. Por su parte, desde el Ayuntamiento de Negreira, dirigido por el socialista Jorge Tuñas, manifiestan que el pazo de Reibó «como tal desapareció hace muchos años, tal como indican varios documentos en los que se recoge que se encontraba en ruinas».

Fuentes municipales hacen referencia al libro El arte en el valle de Barcala, de José Cardeso Liñares, que señala que «el origen del pazo de Reibó, en la parroquia de San Martiño de Liñaio, data del siglo XVI». En la publicación, de 1990, explican que el inmueble pertenece a la familia Varela Radío y que se halla «con casi la totalidad de los muros derrumbados, pero conservándose las dos grandes piedras armeras resguardadas en un seguro lugar de la finca».

El técnico de urbanismo de la localidad de A Barcala, Alfredo Varela, aclaró: «Sabemos por esa publicación que se conservaron dos escudos, y por lo que creemos uno de ellos podría ser perfectamente el que se encuentra ahora en la construcción de Abegondo, ya que parece el mismo que el que hay en la fachada de la iglesia de la parroquia de San Martiño de Liñaio, que era igual al que había en el pazo». Un hecho que corroboran desde la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego, desde la que denuncian que «Patrimonio no hizo nada al respecto».

En cuanto al momento en el que se trasladaron parte de las piedras de la edificación original hasta Abegondo, a 75 kilómetros de distancia, comentan que «en la localidad alguna gente decía que se las habían llevado, pero se desconoce el año exacto y cómo ocurrió aquello. Nadie se acuerda porque se trataba de un inmueble que ya estaba en ruinas». En este sentido, Varela explica que «el Concello de Negreira tiene un inventario patrimonial en el que se recogen todos los bienes de valor», pero no poseen ningún documento oficial sobre lo que pasó con el pazo, «ya que corresponde a Patrimonio de la Xunta».

Un proyecto para reconstruirlo

Sobre la construcción de Abegondo, Varela indica que «la original tenía solo una torre en el medio, mientras que esta tiene dos. Lo que se hizo fue aprovechar alguna de las piedras para construir otro inmueble». Precisamente, en el libro de José Manuel García Iglesias Pazos de Galicia se describe el pazo de Reibó como una edificación con «planta rectangular con torre centrada». Posteriormente, en la obra Guía dos pazos de Galicia, García indica que tiene «dous escudos, actualmente no chan», y que «existe un proxecto de reconstrución realizado polo arquitecto Fernández Albalat».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Patrimonio abre expediente por la desaparición del pazo fantasma