El mal estado del firme obliga a reparar 422 kilómetros y a reducir la velocidad en tramos críticos

Fomento acomete actuaciones urgentes para restaurar las carreteras más deterioradas


redacción / la voz

Desde la llegada de José Luis Ábalos a la cúpula del Ministerio de Fomento, la conservación y, por tanto, la seguridad en las carreteras, se ha establecido como una de las prioridades de su departamento. El propio ministro explicitó, en su reciente comparecencia parlamentaria, que uno de los principales objetivos de la Dirección General de Carreteras sería la conservación. Será una «prioridad inversora», al tiempo que se impulsarán «un conjunto de actuaciones urgentes que hagan frente a la caída de la inversión de un 27 % en esta materia en los últimos años».

Galicia ha sido incluida en los primeros planes de reparación urgente de las carreteras y autovías que son de competencia estatal. De hecho, en los dos últimos contratos de conservación que se han hecho públicos se acometerá la reforma del firme y otras actuaciones de explotación en 422 kilómetros de carreteras en las provincias de A Coruña y Ourense, en tramos que arrastran un deterioro evidente desde hace años, especialmente desde que la crisis económica redujo drásticamente la inversión en mantenimiento.

En paralelo, Fomento se ha visto obligado a reducir la velocidad por el mal estado del firme, especialmente en autovías como la A-6 o la A-52. En la primera ya se iniciaron operaciones de reasfaltado, mientras que en la segunda comenzarán en breve los trabajos en unos 114 kilómetros. Desde hace tiempo se suceden las quejas de automovilistas por el mal estado de algunos tramos en las dos vías de alta capacidad que conectan con la Meseta.

Reducción en «tramos puntuales»

El ministerio justifica de esta forma los cambios en la velocidad máxima en algunas zonas muy deterioradas: «Se ha reducido la velocidad en tramos puntuales que presentan un firme irregular, de acuerdo con los criterios generales de la Dirección General de Carreteras, por cuestiones de seguridad vial. Se trata -añaden- de una limitación temporal hasta que sean ejecutadas las obras necesarias para restaurar la regularidad del firme».

En la provincia de A Coruña se llevarán a cabo obras en catorce viales, entre los que destacan la N-VI y la N-550 entre A Coruña y Santiago. En total, se actuará en 182 kilómetros.

En Ourense, en cambio, se mejorará la seguridad vial en 240 kilómetros de siete carreteras y vías de alta capacidad, entre las que destacan la A-52 y la N-120.

En total, se invertirán 16,5 millones de euros, aunque el Consejo de Ministros autorizó ayer más de 138 millones para reparar carreteras en toda la geografía española.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El mal estado del firme obliga a reparar 422 kilómetros y a reducir la velocidad en tramos críticos