El incendio de Monterrei daña un castro y los restos de un castillo

El fuego forestal quedó estabilizado ayer a las 19.40 horas tras haber arrasado más de 100 hectáreas de monte


Verín / la voz

El incendio forestal declarado el jueves por la tarde en Vilaza, en el concello ourensano de Monterrei, quedó estabilizado ayer poco antes de las ocho de la tarde tras arrasar más de cien hectáreas de monte. Y no solo eso. Las llamas, que saltaron también al concello limítrofe de Oímbra, afectaron a dos de las joyas del patrimonio artístico comarcal: los vestigios del viejo castillo de Lobarzana y el castro celta de A Cidade, en As Chás. Allí se localizan dos tumbas antropomorfas de piedra, labradas en la roca, y decenas de petroglifos. Se trata de uno de los puntos de la provincia con mayor cantidad de inscripciones.

La alcaldesa de Oímbra, Ana Villarino, lamentó lo sucedido y avanzó: «Vamos a comprobar cómo han quedado esos vestigios tras las llamas, pero es lamentable que se produzcan estos daños en bienes patrimoniales tan importantes». Recordó también que los dos ayuntamientos tenían en marcha un proyecto de valorización de la zona. «Ahora vamos a ver cómo queda todo esto», apuntó.

Fuentes de la asociación cultural Monterrei, cultura y territorio, resaltaron por su parte que «se trata de una zona de gran valor patrimonial que debe ser dada a conocer. Es indignante que estos vestigios se vean dañados por un incendio intencionado». El viento y la dificultad de acceso al monte de Vilaza donde se inició el fuego complicaron el control de las llamas, pese a los esfuerzos de los equipos de emergencias y a la ayuda de varias aeronaves. Por otra parte, la gran cantidad de maleza en ese punto, con carqueixas y zarzas de hasta tres metros de altura, fue otro problema para una rápida extinción de las llamas.

Por otra parte, la Policía Autonómica de Santiago, en colaboración con el personal del Distrito Forestal IV-Barbanza, detuvo ayer a un hombre como presunto autor de un incendio ocurrido el día 26 en Rianxo. El fuego se originó por el lanzamiento de cohetes pirotécnicos con motivo de una celebración en la iglesia parroquial. Las llamas prendieron en la parroquia de Leiro, en Rianxo, y llegaron a afectar a una superficie rasa de 2,10 hectáreas de monte arbolado. La Consellería de Presidencia, de la que depende el cuerpo policial autonómico, indicó que las diligencias sobre este caso han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia de Padrón. En lo que va de año, la Policía Autonómica ha investigado un total de 34 personas como presuntas autoras de incendios forestales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El incendio de Monterrei daña un castro y los restos de un castillo