Adiós al bloque de hormigón a la vista en Galicia

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

MERCE ARES

La Xunta somete a los concellos sin plan a un urbanismo más ordenado y estético. Prima la adaptación de las nuevas edificaciones al entorno y a la tradición constructiva

29 ago 2018 . Actualizado a las 09:22 h.

El amplio espectro de concellos sin planeamiento urbanístico, 215 de un total de 313, que se regían por unas normas subsidiarias de 1991 ya obsoletas -se aprobaron tres leyes del Suelo desde entonces-, tendrán a partir de ahora un corpus de ordenación urbanística básico, que prescribe un urbanismo más ordenado y unas normas estéticas que regulan desde el aspecto de las fachadas y las cubiertas hasta los muros de cierre de las fincas. El Plan Básico Autonómico que se publicó el lunes en el DOG, pero que entrará en vigor dentro de unas semanas cuando se publique en los cuatro boletines provinciales, tiene un espíritu más proteccionista de los espacios no urbanizados y será preceptivo para aquellos concellos que carecen de planeamiento propio. «As determinacións do Plan Básico Autonómico serán aplicables con carácter vinculante nos concellos que carezan de plan xeral de ordenación municipal, ata que se doten del», se asegura en el texto, que incorpora las directrices urbanísticas y de ordenación del territorio aprobadas en los últimos años por la Xunta, en especial la Lei do Solo y su desarrollo reglamentario, aprobados ambos en el 2016.

concellos pequeños

Los municipios con menos de 5.000 habitantes podrán delegar su planeamiento. El Plan Básico Autonómico, además de ser el marco legal inmediato para los concellos sin planeamiento, será la plantilla sobre la que se elaborarán los planes básicos municipales, unos instrumentos de urgencia de ordenación urbanística que elaborará la Xunta para aquellos municipios que lo pidan expresamente, delegando esta función en el Gobierno autónomo. La Xunta asume así una importante labor de auxilio en los concellos que carecen de medios para elaborar su propio plan urbanístico, delimitando los núcleos rurales, el suelo urbano consolidado y el rústico. No obstante, en aquellos ayuntamientos que cuenten con Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), el plan básico tendrá un carácter complementario. Es decir, suplirá las lagunas de la ordenación municipal sin que pueda modificar la calificación del suelo.

normas para edificios

Deberán estar integrados y «con solucións construtivas estéticas». Se ha terminado el «todo vale». Tanto los materiales como los colores de las casas deberán estar adaptados al entorno, al tiempo que se obliga a proteger las casas «con características senlleiras», así como elementos etnográficos de interés como balcones o galerías. Los edificios deberán responder «a solucións construtivas estéticas», según las normas de la Lei do Solo, «sen realizar grandes transformacións ou alteracións negativas». Es decir, se limitan los movimientos de tierras.