Los concellos ven en el eventual cierre de cuarteles otro paso para vaciar de servicios la Galicia rural

La Delegación del Gobierno asegura que la reforma de la distribución territorial de la Guardia Civil «no está en la agenda»

.

redacción / la voz

La privilegiada raigambre territorial de la Guardia Civil en el medio rural, su altísimo conocimiento del entorno y de los vecinos y, por tanto, su capacidad para conseguir información para investigar delitos, y su importante función social en los pueblos, ha sido siempre uno de los puntos fuertes del instituto armado. ¿Corre el riesgo de perderse con el plan que se prepara para cerrar o dejar en stand by cerca de la mitad de los 200 cuarteles y puestos de Galicia? En la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp) no quieren ni oír hablar de un cierre por sistema, en base a números gruesos. «No es la primera vez que nos llega este globo sonda. Pero yo lo que pido es que no se analice todo en base a la rentabilidad. Los servicios públicos no tienen por qué ser rentables. Entiendo que pueda haber una racionalización, que hay puestos que ya no son operativos. Pero espero que analicen toda la casuística y no solo la rentabilidad», alega Alfredo García, alcalde socialista de O Barco de Valdeorras y presidente de la  Fegamp.

Para García, este plan para desmantelar cuarteles y puestos no debe ser una prioridad del actual ministro de Interior, el juez recién llegado a la arena política Fernando Grande-Marlaska, y lo encuadra más bien en la gestión del anterior Gobierno del PP. «No creo que esa sea una de sus preocupaciones más importantes nada más llegar», analiza el presidente de la Fegamp.

Esta consideración coincide con los términos en los que la Delegación del Gobierno se refirió a la eventual reforma de la distribución territorial. «Es un plan de hace años, pero que no está desarrollado ni planificado y que no está en la agenda de este Gobierno en absoluto», aseguran.

En cualquier caso, se trata de una planificación que resurge intermitentemente y que desde la Fegamp se ve como un intento más para vaciar de servicios las áreas rurales de Galicia. «Si se van quitando servicios de las zonas rurales vamos a terminar acabando con el rural. Primero fueron las escuelas, y algún día pasará con los médicos. Hay políticos que se llenan la boca con la despoblación, pero luego pasan estas cosas y no dejamos nada en los pueblos», afirma.

El efecto disuasorio

El eventual plan para reducir la implantación de la Guardia Civil en el medio rural, cerrando los cuarteles más pequeños, debería tener en cuenta, según la Fegamp, «el efecto disuasorio» que tiene la simple presencia de un puesto. «Espero que se valoren todos los factores, no solo los económicos. Se trata de un plan muy drástico que va a suponer un cambio tremendo, por lo que pido que se medite», señala Alfredo García, quien recuerda que la esencia de la Guardia Civil es «eminentemente rural».

Su concello, O Barco, como cabecera comarcal, saldría beneficiado de la redistribución de medios técnicos y humanos. Pero García está pensando en otros municipios que no tienen policía local o, si la tienen, no llegan a las ratios aconsejables para que sea un cuerpo efectivo. «En cualquier caso -recuerda el presidente de la Fegamp-, la seguridad no es una competencia municipal». El órgano que agrupa a los municipios gallegos carece de datos sobre el efecto que han tenido en la seguridad de los concellos rurales otras medidas de concentración y reorganización puestas en marcha por la Guardia Civil.

Un plan que viene del anterior Gobierno

Parece que el plan para reorganizar la planta territorial de la Guardia Civil fue un proyecto del Gobierno de Rajoy que estaba intentando ejecutar la dirección general del instituto armado. No obstante, es un cambio profundo que forma parte de las demandas de algunos colectivos profesionales del cuerpo, como la Asociación Unificada de Guardias Civiles. Este colectivo considera que la escasez de agentes y la dispersión de los pequeños cuarteles «provocan que estos se encuentren a menudo cerrados, o sin capacidad operativa alguna». Por eso proponen concentrar medios técnicos y humanos en cuarteles con 22 agentes como mínimo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Los concellos ven en el eventual cierre de cuarteles otro paso para vaciar de servicios la Galicia rural