58 mujeres asesinadas en Galicia en 15 años

Ana Belén Varela es la tercera víctima de la violencia machista en lo que va de año. Como en el 82 % de los casos, la mujer de Cabana no había denunciado previamente a su pareja

m. s.
redacción / la voz

Los asesinatos machistas son el máximo exponente de una lacra que se mantuvo en silencio hasta hace 15 años. Desde entonces, la violencia de género se ha cobrado 950 vidas en España, 58 en Galicia. De ellas, 33 fueron a manos de su pareja. Es el caso de la última víctima que, como en el 82 % de los casos, no había denunciado a su agresor.

Ana Belén es la tercera víctima en lo que va de año en Galicia (26 en España). La primera fue Magdalena Moreira, de 47 años. Fue asesinada a tiros por su pareja el día que firmaba los papeles del divorcio, el pasado 18 de junio, en O Porriño. Justo un mes después se repitió la tragedia. María Judite Martins, de 54 años, era degollada por su marido en su domicilio de A Coruña. En ninguno de los casos constaba denuncia previa.

Pero las muertes son solo la punta del iceberg. El año pasado 6.000 gallegas fueron víctimas de la violencia machista, un 17 % más que en el año anterior, según los datos que maneja la Fiscalía. Si se tiene en cuenta que la mayoría guardan silencio, la realidad es mucho peor. Pese a esto, lo cierto es que cada vez más mujeres dan el primer paso para salir del infierno en el que viven y denuncian a su agresor. En el 2017 llegaron 6.436 casos a los juzgados gallegos, un 14 % más que en el ejercicio anterior. De estos, más de 5.000 se originaron por atestados policiales y, aunque en la mayoría de estos casos fue la víctima la que interpuso la denuncia, fueron pocas (292) las mujeres que la presentaron directamente, sin intervención de los agentes.

Más protección

Hasta este mes, la denuncia era un requisito indispensable para recibir protección de las administraciones. Un problema al que intenta poner solución el decreto ley aprobado por el Gobierno el pasado 3 de agosto para que cualquier mujer maltratada, sin necesidad de que haya dado parte a las autoridades, quede acreditada como víctima de violencia de género y pueda recibir la ayuda legal, psicológica, social, económica o laboral que le facilite salir de ese infierno.

Es la situación en la que se encuentran 3.239 gallegas que necesitan protección policial porque su vida corre peligro. Por eso es importante denunciar. Y es mejor no esperar a la agresión física. Los celos, las amenazas, que te deje en ridículo, que controle tu forma de vestir, que te aísle de tu familia y amigos, que te revise el móvil... también es violencia, recalcan los expertos. Ante cualquiera de estas señales es mejor llamar a la Policía o al 016, un teléfono de alerta que no deja constancia de la llamada y que el pasado año recibió 3.473 denuncias en Galicia. Aunque la mayoría fueron realizadas directamente por la víctima, más de 900 fueron de familiares o personas allegadas. Y es que, ante el maltrato, el silencio no es una opción.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

58 mujeres asesinadas en Galicia en 15 años