Las universidades gallegas estrenan este septiembre catorce másteres

El 30 % de los graduados hacen un posgrado, un 18 % en la misma universidad


santiago / la voz

Aprobar el trabajo de fin de grado. Pagar el depósito del título. Y ahora, ¿qué? Es la pregunta que surge una y otra vez al terminar la carrera. Ese qué, en un 30 % de los casos, se resuelve con otra matrícula. El curso pasado, casi 6.000 alumnos se matricularon en un máster en Galicia, una oferta, la de posgrado, mucho más volátil que la de grado, ya que su capacidad de adaptación a las demandas de la sociedad es mucho mayor.

Este año, las universidades gallegas estrenan catorce másteres, dos de los cuales se oficializaron ayer en el DOG, y muchos vienen avalados por la colaboración entre instituciones. Algunos, como el de Investigación e Innovación en Didáctica para Educación Infantil e Primaria, Biodiversidade Terrestre, Economía y Xeoinformática implican a las tres universidades. En otros, como el de Computación de Altas Prestacións (UDC-USC), Xenómica e Xenética (USC-UVigo) o Ciberseguridade (UVigo-UDC) son impartidos por dos instituciones académicas. Algunos son oferta de una sola universidad, como los de Enerxías Renovables (USC), Deseño, Desenvolvemento e Comercialización de Videoxogos (UDC) o Comunicación en Medios Sociais e Creación de Contidos Dixitais (UVigo).

Otros posgrados desaparecen de la oferta. Es el caso del máster de Arquitectura da Paisaxe Juana de Vega, que se cancela tras la creación de un grado en Paisaxe, el primero interuniversitario de Galicia y en el que colaboran A Coruña y Santiago. O el de Psicoloxía Educativa que oferta Santiago, por baja demanda. La Universidade de Vigo no cancela ningún posgrado este curso. En total, este año se retiran definitivamente cuatro títulos. Los de Igualdade de Xénero e Educación y Psicoxerontoloxía de la USC no se ofertan, pero es porque la oferta es bienal y en el caso del de Psicoxerontoloxía alterna la oferta con el de Estudos Avanzados sobre a Linguaxe.

¿Hay demanda? Parece que cada vez más. Según los datos del Ministerio de Educación, el 30 % de los graduados se matriculan en un posgrado. Más del 18 % escogen un máster en la misma universidad en la que cursaron la carrera. Eso sí, la situación es muy diferente dependiendo del tipo de carrera. Por ejemplo, la tasa de transición en el 2016 -última estadística disponible- era de más del 65 % en las carreras científicas -Física, Química, Xeoloxía y Ciencias de la Vida- y alcanzaba el 80 % en Matemáticas y Estatística. Sin embargo, en Ciencias de la Salud, apenas el 12 % de los graduados se matricularon al curso siguiente en un máster.

Profesorado, al completo

Este curso, con los plazos todavía abiertos, la demanda también es diferente según el tipo de estudio. Los másteres más demandados son los que tienen que ver con educación, especialmente el de profesorado, obligatorio para poder presentarse a las oposiciones. Un ejemplo del interés que despiertan estos posgrados son los datos de matrícula en Vigo, con la gran mayoría de las plazas ocupadas. La ocupación en los másteres que se ofertan solo en el campus de Vigo -un total de 160 plazas- roza ya el 90 %, y en especialidades como la de lenguas extranjeras, con una oferta de 40 vacantes, ya se ha completado la matrícula.

En otros casos, la demanda es mucho más baja. Por ejemplo, a 30 de julio, la ocupación en el máster de Economía -uno de los de nueva oferta- era apenas de un 20 %.

En Vigo, la tasa de transición en el 2016 fue del 31 % de los estudiantes, y casi el 21 % decidieron hacer un posgrado en la misma universidad. Las cifras son algo inferiores en el caso de la Universidade de Santiago. Aunque la tasa global de transición al máster es del 30 %, tiene menos capacidad de atracción que las otras dos universidades de Galicia. El 16,6 % de los graduados se quedaron en la institución académica compostelana para continuar estudios. La tasa cambia dependiendo de los estudios. Por ejemplo, el 65 % de los graduados en Bioloxía por la USC optaron por un posgrado, y en la propia universidad compostelana se quedaron el 37,3 %. En Farmacia, la tasa global de transición al máster es de apenas el 13 %, mientras que alcanza el 51 % en el caso de Historia del Arte y el 61 % entre los nuevos historiadores. Más del 80 % de los que se graduaron en Física en el año 2016 se inscribieron en un posgrado al año siguiente, pero el porcentaje de egresados que se quedó en la USC fue del 42 %.

Escasa transición

La diferencia es incluso más acusada en el caso de Enxeñaría Química. Según las estadísticas de la USC, la tasa global de transición de estos graduados se situó en el 2016 casi en el 72 %, y, sin embargo, solo el 17,5 % optó por quedarse en Santiago. No obstante, los que obtuvieron ese mismo curso la titulación en Lingua e Literatura Españolas optaron mucho más por continuar en la facultad. Con una tasa global de transición del 66 %, el 53,2 % se quedaron en la institución académica compostelana.

La tasa de transición dentro de la propia universidad es en la USC tres puntos inferior al de la Universidade da Coruña, cuya tasa de transición en el 2016 era del 19,45 %. La tasa global, es decir, el total de graduados que se matricularon en un posgrado, independientemente de la universidad, es un poco más baja en el caso de la institución coruñesa. Se queda en un 28,7 %. Tres de cada cinco graduados en lenguas en la UDC hace un máster y el 55 % escoge la universidad coruñesa. En el caso de los graduados en Informática, el 27 % de los que acabaron la carrera en el 2016 hizo un máster en A Coruña. En las ingenierías, el 34 % pasaron a un máster. De ellos, el 19 % escogieron la universidad coruñesa.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
5 votos
Comentarios

Las universidades gallegas estrenan este septiembre catorce másteres