La mejora de rutas está en camino

La adecuación de vías y la concienciación son medidas necesarias para garantizar la seguridad

M. S.
Redacción / La Voz

Fomentar la convivencia y el respeto entre los diferentes usuarios de la carretera. Eso es lo que se pretende desde la Xunta con la campaña Metro y medio. La concienciación es fundamental, y ese metro y medio no es tan solo un eslogan, sino también la distancia mínima de seguridad que un conductor debe dejar siempre a la hora de adelantar a un ciclista. También va dirigida la campaña para estos últimos, a los que se les quiere trasladar el mensaje de que se hagan visibles. Ante esta necesidad de hacerse ver en las carreteras, se repartieron 4.600 cortavientos reflectantes entre este vulnerable colectivo durante el pasado año y el 2018. Concienciación desde el colegio, pues otra medida llevada a cabo es la de acercar a 7.200 escolares y 40 colegios la campaña El corazón está de tu lado. Para ello, cuentan con 2.400 unidades didácticas y 7.200 dispositivos luminosos. Entre el presente año y el próximo impartirán 16 nuevos cursos de conducción segura de motos.

En la Xunta se está trabajando, tal como anunció en el mes de junio el director de la Agencia Gallega de Infraestructuras, Francisco Menéndez, en la mejora como en la señalización en la parte correspondiente a carreteras autonómicas de las 12 rutas ciclistas protegidas identificadas en la comunidad, con la intención de mejorar la seguridad de los ciclistas. Con la colaboración de la Guardia Civil, esperan cumplir las expectativas en un corto plazo. Con la retirada de arcenes o mejorando las márgenes, por ejemplo, trabajarán para lograr que esos trechos sean más seguros. El objetivo no es otro que llegar a reducir en un 50 % las víctimas mortales en las carreteras gallegas, con respecto al año 2011, según se contempla en el Plan de seguridad viaria 2016-2020. Continuando con el plan de refuerzos para garantizar la conservación de las carreteras, se ha reservado una partida 20 millones de euros, cinco más que en el pasado ejercicio.

Una lenta progresión

El Gobierno de la Xunta aprobaba en el año 2016 el Plan de Sendas de Galicia, en el que se estipulaba la construcción de 170 kilómetros de itinerarios seguros, sostenibles e integrados en el paisaje. Por el momento, tan solo se han elaborado 70 de esos kilómetros. Su construcción estaba prevista para el margen de las carreteras de titularidad autonómicas, y la prioridad se decidiría según el siguiente criterio: de población, tráfico, siniestralidad, orografía y clima.

Aseguraban desde la Xunta que se invertiría en la primera fase del plan 26,3 millones de euros, para la construcción de 55 sendas. Sin embargo, para la elaboración de los 70 kilómetros ya se han destinado 24 millones.

Las sendas contarán con pavimento integrado, borde con señalización, separador verde y la zanja de seguridad. Se dividen en cuatro tipos: la completa, donde se cuenta con un espacio mayor y la zona de peatones y el carril para bicicletas es segregado; la mixta, para peatones y ciclistas; la mixta con bordo, en la que la zanja de seguridad se sustituye por bordo y canalización de pluviales; y la senda mínima.

866 kilómetros de futuro

Los kilómetros de carril bici crecen, pero no lo suficiente para los colectivos ciclistas. La Coordinadora Galega da Bicicleta, integrada por seis asociaciones, ha ideado una ruta que recorre toda la costa gallega, desde Tui hasta Ribadeo. Formaría parte de EuroVelo, una red de rutas cicloturistas europeas, que uniría Ponferrada con Santiago. En total, 866 kilómetros.

«No sabemos por qué no aprueban la ley, estamos vendidos en la carretera»

Antía S./ M. S.

Roberto Rilo es miembro de la asociación de ciclistas Crunia. Todavía arrastra las secuelas de un atropello en 2012. Cree que no se trata de castigos ejemplares sino de sanciones acordes al mal causado

«Vendido». Así es como se siente Roberto Rilo Díaz (Buenos Aires, 1962) cuando circula con su bicicleta por la carretera. El miembro de Crunia fue arrollado por un vehículo en el año 2012, un accidente del que todavía tiene secuelas. Las prisas de los conductores y no seguir las normas son, para él, dos factores muy importantes.

-¿Cómo ocurrió el accidente?

-Fue en la carretera nacional, a la altura de Cortiñán. Era mayo y había mucha visibilidad, una carretera casi desierta. Iba circulando en bicicleta, y en un stop había parado un coche. Era un stop de esos que están mirando hacia el sentido de la carretera, porque el conductor iba a girar hacia la izquierda para salir de la vía. Me estaba viendo bajar a mí de frente, aunque supongo que él luego habrá negado que no me vio. Cuando me estaba aproximando a él, arrancó muy rápido el coche, y yo pensaba que le daría tiempo a cruzar. Me arrolló. Solo tenía que esperar unos segundos más, dejarme pasar. Lo siguiente que recuerdo es haber despertado en el asfalto. Me quedé sin conocimiento y desperté con los sonidos de la ambulancia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La mejora de rutas está en camino