«La crisis no ha tenido un efecto negativo en la seguridad de las infraestructuras»

El ingeniero Antón Casado cree que en Galicia y en España se realiza una labor «adecuada» en el control de puentes

.

redacción / la voz

Los ingenieros ven en tragedias como la de Génova una señal de alarma para que las administraciones se percaten de la importancia de invertir en ingeniería. No solo en buenos proyectos, sino también en inspección, mantenimiento y conservación. Arturo Antón Casado, de 42 años, es un ingeniero de Caminos experto en estructuras que trabaja en una empresa gallega -Temha, firma que forma parte de Ageinco, la asociación de las ingenierías de Galicia- especializada en el diseño de puentes y viaductos, pero también en su inspección y mantenimiento, tanto en hormigón como en acero y madera.

-¿Nuestros puentes y viaductos son seguros?

-Nuestros puentes son seguros. La ingeniería civil en España siempre ha tenido un nivel muy alto. Empresas españolas proyectan y construyen grandes obras en todo el mundo. En España se han construido un gran número de puentes en los últimos años, como parte del desarrollo de las infraestructuras viarias y ferroviarias. Una gran parte de nuestras infraestructuras son recientes, por lo que es importante mantener un control adecuado sobre su estado, y cuando sea necesario actuar preventivamente para evitar grandes deterioros que supongan mayores costes de reparación y un menoscabo a la seguridad.

-¿Alguna teoría sobre lo que pasó en Génova?

-Es prematuro extraer conclusiones. Parece que la causa más probable es un deterioro debido a su antigüedad, no corregido a tiempo con un adecuado mantenimiento. Los puentes y viaductos se diseñan para unas cargas muy superiores a las que reciben en condiciones normales, por lo que el colapso del puente con carga viaria convencional parece apuntar a que pudieran existir elementos estructurales dañados o debilitados. Desde hace años se hablaba del alto coste de mantenimiento que tenía el puente de Morandi en Génova. Es importante afrontar la conservación y durabilidad ya desde el proyecto de las infraestructuras.

-¿Y en el paseo de Vigo?

-No tengo información específica sobre este asunto. Parece que la estructura colapsada no estaba recibiendo un mantenimiento adecuado, quizá por estar dentro del ámbito de dos administraciones diferentes.

-¿Las inspecciones y el mantenimiento en Galicia y en España son suficientes para evitar desastres como estos?

-En Galicia y en España se realiza una labor importante de inspección y mantenimiento, especialmente por las administraciones estatal y autonómica. Se mantienen sistemas de gestión de obras de paso que catalogan todos los puentes y viaductos existentes, con información que se actualiza periódicamente con los resultados de las inspecciones. Es de vital importancia que estas inspecciones sean realizadas por ingenieros especialistas en estructuras, que son capaces de detectar los síntomas del posible deterioro estructural. Sin embargo, algunas administraciones locales, especialmente las de menor tamaño y por falta de medios, no realizan un seguimiento adecuado del comportamiento de las infraestructuras que están a su cargo. Esto puede implicar riesgos de seguridad.

-Su empresa hace inspecciones. ¿Cuáles son los elementos clave que hay que revisar para evitar fallos estructurales?

-En general los elementos que presentan más deterioro en etapas tempranas de los puentes y viaductos son los aparatos de apoyo y las juntas de dilatación. Los apoyos tienen una gran importancia en el comportamiento estructural y un mal funcionamiento puede generar problemas importantes. También es frecuente detectar corrosión en armaduras de hormigón armado o en los elementos estructurales de acero. Esta corrosión es más frecuente en zonas de ambiente marino, o en zonas de interior debido al empleo de sales de deshielo. La corrosión, si no se corrige a tiempo, puede generar una disminución de la capacidad de resistencia de la estructura y en última instancia un colapso. Hay que tener en cuenta que los puentes y viaductos tienen unos márgenes de seguridad muy grandes en servicio, y para llegar a un colapso tienen que producirse una pérdidas de capacidad muy elevadas.

-¿Cree que la crisis ha tenido un efecto negativo en la seguridad de algunas obras?

-Creo que la crisis no ha tenido efecto negativo sobre la seguridad. Se ha reducido la licitación de obra nueva, y los recursos disponibles se han centrado principalmente en mantenimiento y rehabilitación. El aumento de la red viaria y de ferrocarril ha llevado consigo un incremento en los costes de mantenimiento.

-¿Cuál suele ser la vida útil de un viaducto o un puente de hormigón antes de acometer sobre él reformas en profundidad?

-Un puente se proyecta en la actualidad, y de acuerdo a la normativa vigente, considerando una vida útil de cien años. Esta duración marca la determinación de las cargas de viento, nieve y sísmicas sobre el puente.

-¿Cómo es en general la calidad de los puentes y viaductos en Galicia?

- Se han construido grandes viaductos en Galicia asociados a las obras de ferrocarril y a las autovías y autopistas. En general, la calidad de estos puentes y viaductos construidos es muy alta. Y creo que se está haciendo una adecuada labor de control y mantenimiento.

-Un experto alemán aseguró ayer que las estructuras en hormigón son problemáticas. Dijo que es mejor el acero.

-El hormigón es un material que con un diseño adecuado puede ser mucho más durable que el acero estructural y tener un coste de mantenimiento inferior, especialmente en ambientes agresivos. Sin embargo, una estructura de hormigón mal diseñada puede ser muy costosa de mantener y reparar. En general, es más fácil detectar la corrosión en estructuras de acero que en estructuras de hormigón, en las que las armaduras están en el interior de los elementos estructurales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«La crisis no ha tenido un efecto negativo en la seguridad de las infraestructuras»