Descubre que la daban por muerta cuando el banco le reclama 11.000 euros

Una vecina de Curtis se encontró con la reclamación del dinero y sin tarjeta sanitaria por un error administrativo

.

Curtis / La Voz

Que te reclamen dinero es malo. Pero que te den por muerta es peor. Y en el caso de J. A. M. R. se juntan las dos cosas. Esta vecina de Teixeiro (Curtis) de 86 años recibió una inquietante llamada de su banco recién empezado el verano.

-Ven por la oficina, hay un asunto serio.

-Ben, vou.

Apenas tuvo que cruzar la calle. Allí le notificaron que, desde la central, le reclamaban 11.000 euros. ¿Por qué? «Dixéronme que eles só cumprían ordes, que tiña que devolver algo máis de 11.000 euros por unha débeda dende maio do 2015…». Los trabajadores de la sucursal también se quedaron extrañados de que su clienta no hubiera recibido una carta notificándole un contratiempo de este tamaño, un agujero que sin duda merma los ingresos de una modesta pensionista. Lo que al menos sí consiguieron fue ampliar el plazo de nueve días que le otorgaban para saldar la inquietante deuda.

J. A. M. R. (pide ser identificada con sus iniciales) comenzó a elucubrar con la posibilidad de su doble pensión: trabajó 16 años en Suiza y muchos más en una empresa local de Curtis. Consideró que de ahí podría venir el entramado y comenzó a calcular períodos de cotización para intentar enmendar la deuda sobrevenida.

El disgusto no pudo con ella hasta que, al día siguiente, acudió al médico de cabecera y en el ambulatorio le dijeron que su tarjeta sanitaria estaba dada de baja. «A semana anterior eu xa estivera controlando o Sintrom e tiña a cartilla operativa, e agora dicíanme que estaba cancelada, que me deran de baixa na Seguridade Social», explica J. A. M. R., quien ahí sí que se derrumbó. Fue en su inminente visita a Ana, la responsable de la gestoría que le asesora con sus papeles. «Boteime a chorar na oficina...». Pero dejó todo en sus manos para seguir unos cuantos días de sufrimiento e incógnitas.

«Fallecida» en mayo del 2015

Hasta finales de julio, cuando regresó al banco para comprobar si había recibido la pensión del mes. Y no, no había ingreso. El equipo de la gestoría de Teixeiro se desplazó al INSS de Betanzos para investigar la situación de la clienta, y allí descubrió que estaba muerta desde mayo del 2015. Hicieron números con la pensión desde entonces y las cuentas daban el resultado de algo más de 11.000 euros, justo la deuda que la reclamaba el banco. Caso resuelto. «La habían matado en la Seguridad Social», explica Mar, otra trabajadora de la gestoría. «Pero no tiene mucho sentido el error, ¿quién cobraba la paga cada mes sino ella?».

«Déronme por morta», resume la afectada. Así que, por recomendación de la asesoría, acudió rápidamente al juzgado de paz de Teixeiro para pedir por duplicado una fe de vida y dejar claro al banco y a la Seguridad Social que ella, J. A. M. R., vecina de 86 años de Teixeiro (Curtis), seguía vivita y coleando y que nadie más que ella se estaba agenciando la paga que merecía tras una intensa vida laboral. «Incluso paguei desde o minuto un, desde que cheguei da emigración, que outros pasan anos para pagar», recalca.

A partir de ahí, los disgustos y lágrimas se transformaron en chistes. «Díxenlle aos familiares que estaba moi enfadada con eles por non vir ao meu enterro», dice entre risas. Hoy el banco ya no le reclama ninguna deuda y la tarjeta sanitaria está activada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos
Comentarios

Descubre que la daban por muerta cuando el banco le reclama 11.000 euros