Los menos fumadores de España, poco amigos del ejercicio y con sobrepeso

Bastante inactivos, Galicia acumula exfumadores y el 40 % son abstemios

.

Santiago / la voz

Las bondades de la dieta atlántica nada tienen que envidiar a las de la mediterránea. Pero el aprecio de los gallegos a determinados productos abundantes en hidratos, unido a su escasa afición a calzarse las zapatillas de deporte, determinan las condiciones de salud de los ciudadanos. Y es que el envejecimiento pesa y el clima tampoco ayuda, por lo que si hubiese que definir a los gallegos habría que decir que el sobrepeso y la falta de actividad física son evidentes.

Empezando por el primero de estos dos parámetros, la obesidad no es exclusiva de Galicia ni de España, sino que se trata de una epidemia mundial, pero aquí las cifras superan la media estatal. Así lo dice la Encuesta Nacional de Salud publicada hace menos de dos meses. Seis de cada diez gallegos de 18 o más años tienen exceso de peso, una cifra que en España es alta, pero no supera el 55 %. El País Vasco, que presenta los mejores índices de masa corporal, reduce esta tasa al 50 %.

Un pequeño porcentaje de los gallegos pesan menos de lo recomendado, por lo que solo el 38 % están en las cifras adecuadas, uno de los porcentajes más bajos de España. Y es que a los gallegos no les gusta mucho hacer ejercicio, lo que no es lo mismo que ser sedentarios. Por ejemplo, admiten que su nivel de ejercicio físico es bajo -más acentuado en las mujeres-, y únicamente un 8,8 % de los que tienen entre 15 y 69 años realizan un nivel alto de actividad. En Navarra, Valencia y Extremadura este porcentaje supera el 40 %. Pero, por otro lado, no practican en exceso el sillónball. De hecho, en su tiempo de ocio no son sedentarios -solo uno de cada cuatro admite serlo-, frente al 36 % de la media estatal.

Es decir, aquí no ha calado de forma masiva la moda de los runners y el empeño en correr la maratón de Nueva York, pero el paseo y el salir de casa son costumbres que acompañan a los gallegos en sus momentos de ocio. Al sobrepeso ayuda también la alimentación. Y eso que la comida rápida no llega a muchos hogares. La población rural y envejecida deja un dato positivo, y es que el 37 % de los gallegos, un porcentaje muy elevado, nunca consumen comida rápida. Eso sí, pasta, arroz y patatas prácticamente a diario, muy por encima de la media estatal. Y este exceso de hidratos se acompaña de poca fruta. Solo el 57 % la consume a diario. Nada que ver con el 82 % de los manchegos.

¿Cómo desayunan los niños?

Algo líquido y pan, tostadas, galletas, cereales y bollería. Así desayunan la mayoría de los niños gallegos menores de 14 años. Y la mayoría de españoles, claro está. También hay un porcentaje significativo que añade zumos o fruta, aunque el dato negativo es que casi dos de cada cien pequeños no desayunan.

Menos tabaquismo

Entre los hábitos saludables de los que pueden presumir los gallegos está el descenso del tabaquismo. La ley antitabaco y las campañas en contra de esta sustancia han hecho mella en España. Hasta el punto de que se ha registrado la cifra más baja en treinta años, un dato que aún es más optimista en esta comunidad. El número de fumadores diarios es el más bajo de España, un 17,8 %. Y el de exfumadores se acerca al 28 %. En Valencia, por ejemplo, los fumadores diarios se acercan al 25 %. Eso sí, en Galicia los que fuman son casi compulsivos. El 35 % de los que lo hacen a diario fuman más de un paquete al día, frente al 27 % de la media estatal.

Uno de cada cuatro hombres consume alcohol a diario, frente a una de cada diez mujeres

Son además los más tardíos en iniciarse en el consumo del tabaco, solo superados por la comunidad balear. En cuanto al alcohol, cierto es que los gallegos no pueden presumir de no consumir, pero las cifras son paradójicas. Hay un importante porcentaje de bebedores diarios, pero también de abstemios, personas que no han bebido nunca o no lo han hecho en el último año, hasta un 40 % de los mayores de 15 años. Los menos abstemios están en el norte, cántabros y asturianos.

Uno de los principales problemas de salud de los gallegos -y del resto de ciudadanos- es la incorporación progresiva de las mujeres al tabaco, lo que ha multiplicado los casos de cáncer de pulmón entre el colectivo femenino. Sin embargo, el consumo de alcohol sigue siendo predominante entre los hombres, y ellas conservan hábitos más saludables. Una de cada diez mujeres mayor de quince años bebe a diario, una cifra alta, pero muy inferior al 25 % de los gallegos varones que admiten hacerlo. Lo mismo ocurre con los abstemios, si el general ronda el 40 %, entre los hombres baja al 28 % y sube al 50 % entre las mujeres.

Los dientes, perfectos

Ejercicio, alimentación, alcohol, tabaco... Son factores clave a la hora de definir los hábitos saludables de un ciudadano, y los gallegos no salen mal parados. Pero hay otros que no suelen destacarse y que también determinan una buena educación en salud. Como el cuidado de la boca, que en Galicia, al menos por lo que se desprende de la Encuesta Nacional de Salud, es muy alto. A la pregunta de cuántas veces se cepillan los dientes, casi el 53 % de los gallegos aseguran que tres o más veces al día. Solo Asturias tiene un porcentaje ligeramente superior, pero las estadísticas dejan quedar mal a comunidades como Castilla-La Mancha, Baleares, Andalucía o Extremadura, en donde esta cifra no alcanza ni el 30 %.

Poca tele

Tampoco los niños gallegos se plantan horas delante de la televisión o la tableta. La mayoría pasan más de una hora al día, pero en un porcentaje menor que la media, y muy lejos de las cifras de Baleares o Extremadura.

Estado de salud

Por un lado están los hábitos saludables y por otro la salud real que uno tenga o la que perciba el propio ciudadano. Y en este aspecto el ADN gallego no es muy optimista a tenor de los datos estadísticos. Lógicamente, el envejecimiento pesa y se refleja en las cifras, pero solo uno de cada diez ciudadanos considera que tiene un buen estado de salud, frente al 27 % de la media estatal o a más del 50 % de Baleares. Y aunque los porcentajes son bajos entre ambos sexos, las mujeres tienen una peor percepción de su estado de salud en Galicia que los varones.

Menos agobiados que la media pero con menor satisfacción en el trabajo

Los hábitos saludables llegan a todas las esferas de la vida del ciudadano y también a la laboral. En general el estrés en el trabajo es alto en todas las comunidades autónomas, algo inferior que la media estatal en Galicia. Solo Extremadura destaca por su baja cifra, mientras que los cántabros son los que sienten un mayor grado de estrés.

Los gallegos, sin embargo, son los menos satisfechos con su ocupación, y ahí de nuevo los extremeños son los que están más contentos y menos agobiados en su jornada laboral.

El trabajo de los gallegos, además, no es muy sedentario. Solo el 30 % de los que trabajan admiten estar sentados casi todo el día, frente al 38 % de la media.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Los menos fumadores de España, poco amigos del ejercicio y con sobrepeso