Los gallegos tienen perfil propio

Carlos Punzón
c. punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

Álvaro Ballesteros

Con mayor legado africano y minifundismo genético, Galicia reúne el mayor número de rubios y ojos claros de España, un sobrepeso marcado, una estatura estándar y la edad media más alta

08 ago 2018 . Actualizado a las 16:28 h.

No hay un ADN específicamente gallego, coincide la ciencia. Pero también las investigaciones genéticas desentrañan cada vez con más precisión que la genética gallega cuenta con aportaciones específicas y presenta peculiaridades zonales no muy frecuentes que hasta permiten hablar de un minifundismo genético, fruto de una menor mezcla que la de otros pueblos, como apuntan los trabajos del grupo de Medicina Genómica de la Universidade de Santiago, dirigido por Ángel Carracedo. Los gallegos reflejan un legado genético procedente del norte de África mayor que el de los andaluces o de cualquier otro pueblo de España, o tienen un alto grado de consanguinidad, lo que sumado a la historia, cultura, costumbres, clima, alimentación, grado de desarrollo económico y vinculación a la tierra y al mar acaba configurando un perfil propio, que se traduce desde una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares o tuberculosis a una mayor presencia que en la media estatal de personas de pelo y ojos claros, por poner dos ejemplos.

El foro de divulgación Eupedia señala a Galicia y a una pequeña franja del norte de Portugal como la que concentra un mayor índice de personas con pelo rubio de toda la Península, en una franja similar a la de Alemania, Austria o Suiza, y que abarca entre el 20 y 49 % de la población. La presencia de ojos claros se apunta también mayor en el norte de Galicia que en el resto de España.

La información estadística vía servicios médicos determina que Galicia era, junto a ambas Castillas, los territorios donde la altura media era más baja a finales del siglo XIX. Hoy, fruto fundamentalmente de una mejor alimentación, la talla media de los gallegos no ofrece diferencias respecto a la media nacional: 1,76 metros para los hombres y 1,63 para las mujeres, siete centímetros menos que los altos holandeses en el caso de ellos, y la misma distancia de las letonas, las más altas de Europa.

Completando ese perfil gallego, la Sociedad Española de Cardiología advierte que en Galicia, además de en Asturias, se concentra el mayor índice de obesos de España. En la Encuesta Nacional de Salud el 39 % de los gallegos son señalados con sobrepeso, frente al 32,9 de la media estatal, y ocurre lo mismo con las mujeres de la comunidad, pues el 42 % de ellas supera la medida ideal, frente al 35 % del resto del país.

La costumbre, tradición y cercanía a la producción modelan la dieta, y por ello el último informe de consumo de alimentación del Ministerio de Agricultura añade otro hecho diferencial: los gallegos son los que consumen más pescado, 52 kilos por persona al año, frente a los 25 de media estatal, escenario en el que zonas costeras como Baleares o Canarias no llegan a 18 kilos per cápita.

En todo caso los gallegos consumen más carne, 52 kilos al año (dos más que la media Española), y 109 de fruta (+10), pero 56 kilos de hortalizas (-4).

El alcohol también marca diferencias, pues Galicia despunta como la comunidad con mayor número de trabajadores que son bebedores habituales (el 8,5 % frente al 4 % estatal), según datos de Premap.

Esperanza de vida en la media

Esos hábitos llevan la esperanza de vida al nacer hasta los 83 años, 85 para las mujeres y 80 para los hombres (igual en la media nacional), mientras que la edad media se sitúa ahora en 41,8 años para los gallegos y 44,4 para ellas, las más altas de España junto a las de Asturias.