Treinta horas tirados en París

Día y medio tardó en ser rescatado el centenar de viajeros de un vuelo a Vigo que no operó por avería de su avión


vigo / la voz

Un fallo técnico y, sobre todo, la falta de información consistente y de primera mano indignó al cerca de un centenar de pasajeros del vuelo de Air Nostrum entre París y Vigo que aterrizó en Peinador en la noche de ayer, 30 horas después de lo previsto.

Los pasajeros afectados comenzaron a pedir al mediodía del domingo explicaciones sobre la cancelación de su vuelo a la ciudad gallega y lo siguieron haciendo por oleadas, en grupo o por separado, por teléfono y correo electrónico a lo largo del día y medio siguiente. Las respuestas confusas del personal de atención del aeropuerto parisino Charles de Gaulle, el desconcierto generado entre compañías, pues el vuelo lo opera Air Nostrum pero lo comercializa Iberia, y las sugerencias de recolocación en algunos casos para vuelos a través de Inglaterra, Madrid o Portugal, desesperó a los pasajeros cuyos ánimos tuvieron que llegar a ser controlados por la policía francesa presente en la terminal aérea. A algunos viajeros le llegaron a otorgar asiento en vuelos con escala intermedia para hoy, es decir 48 horas después de lo programado, y otros fueron conminados a dirigirse con rapidez a las puertas de embarque de otras rutas y confiar en que no hubiese overbooking (más plazas asignadas que asientos disponibles en el avión), señalan en sus testimonios algunos de los afectados, que recalcan que el personal del aeropuerto les transmitió que ninguna de las dos compañías españolas tenía previsto habilitar un avión de reserva.

Avión de rescate

Ante la disparidad de respuestas y las quejas por falta de información fiable transmitidas en llamadas continuas de los viajeros del vuelo de Vigo a la aerolínea, Air Nostrum comunicaba en la tarde de ayer a los afectados su decisión de enviar finalmente un avión vacío desde Madrid para recoger a los pasajeros y desplazarlos a Peinador, pese a que el vuelo de París solo opera los viernes y domingos.

«Air Nostrum ha puesto en marcha una operación especial para rescatar a los pasajeros que quedaron en París tras la cancelación del vuelo a Vigo», señala la compañía aérea, que añade que todo el problema surgió tras la avería del aparato por la imposibilidad de recolocar a todos los viajeros en vuelos de otras compañías, dada la inexistencia de plazas libres para todos por «la altísima» demanda que se registra en agosto, el momento de mayor demanda de billetes del año.

Air Nostrum valoró la posibilidad de que ese mismo avión volviese hoy con el pasaje a Madrid y evitarse el coste del vuelo de vacío que realizará entre Peinador y Barajas, pero ese plan hubiera añadido al menos otras ocho horas más a la odisea, al prever realizar el desplazamiento final a Vigo por carretera.

La compañía trasladó oficialmente sus disculpas a los afectados, que ayer vivieron en diversos momentos altos picos de tensión, según apuntan ellos mismos, al temerse que su peripecia en el Charles de Gaulle pudiera sobrepasar incluso los dos días.

Un bebé de pocos meses, diversas personas mayores, alguna con movilidad reducida, y un hombre enfermo de cáncer, como alegó su esposa, formaban parte del grupo perjudicado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Treinta horas tirados en París