Sumando cómplices contra las agresiones

La Xunta promueve la prevención de la violencia machista en comunidades de vecinos y festivales de música


redacción / la voz

Para la lucha contra los incendios, la Xunta buscó la implicación de los gallegos y convirtió a un buen número de ellos en cortafuegos. «Eu son cortalumes», proclamaban a los cuatro vientos intentando captar para esa causa, la de acabar con el fuego y denunciar a los incendiarios, a todos los gallegos. Una filosofía similar es la que quiere aplicar ahora la Administración autonómica, en este caso la Consellería de Presidencia, a la lucha contra la violencia machista y el acoso. Han recurrido para hacerlo a las comunidades de vecinos, entre las que han puesto en marcha una campaña. La idea es que las comunidades vecinales son el primer nivel del asociacionismo y conocen de primera mano su entorno y los problemas que lo afectan. Por lo tanto, tienen un papel vital a la hora de detectar situaciones de acoso y violencia y, por tanto, ayudar a las víctimas.

El primer paso fue la firma, hace unos meses, de un convenio con el Colexio Oficial de Administradores de Fincas y con la Asociación Galega de Profesionais da Auditoría Sociolaboral de Xénero, para la prevención de la violencia machista, a la que se sumó un nuevo convenio para incluir la prevención del acoso sexual.

Para concienciar a las comunidades de ese papel y de la importancia de denunciar y no dar la espalda a estas situaciones, la Xunta organizó una serie de jornadas en toda Galicia a las que invitó a los representantes de las asociaciones de vecinos. En esas sesiones se explicaron a los participantes una serie de pautas que les permitan reconocer cuándo están ante una situación de violencia machista y cómo reaccionar ante ella. Para enriquecer esta propuesta se editó un tríptico que se repartió también entre las comunidades. En ese documento se recogen las claves para prevenir, reconocer y actuar ante casos de violencia machista.

Remover tópicos

El primer paso, remover tópicos y creencias. No es verdad, destaca el folleto, que la violencia doméstica sea un asunto de la familia, ni que los malos tratos a mujeres sean casos aislados. Tampoco es cierto que los celos sean una expresión de amor, ni que estas conductas sean exclusivas de familias de bajos ingresos o desestructuradas ni que los hombres con problemas de adicciones, sin trabajo o con empleos de mucha tensión sean violentos como consecuencia de esas circunstancias. Es incierto también que cuando una mujer dice «no» quiera decir «sí» y que una mujer maltratada se convierta en responsable de lo que le ocurre por seguir viviendo con su maltratador. Pero, por encima de todo, no es cierto que no haya manera de romper con las relaciones abusivas, recalca el documento.

¿Cómo pueden detectarse casos de violencia machista? La campaña también da las claves para hacerlo. Si se presencian actitudes o acciones violentas o vejaciones o insultos de algún vecino hacia su pareja no cabe ninguna duda, pero también debe saltar la alarma si se observa que alguna mujer tiene moratones o heridas sin justificación o si estos se repiten. Gritos o golpes reiterados y anómalos también pueden poner sobre la pista de una actuación violenta. No ver a alguna vecina durante unos días puede ser motivo de alerta, igual que percibir en ella algún cambio importante de actitud cuando su pareja está delante.

¿Qué hacer entonces? El primer paso puede ser llamar al 016 o al 900 400 273 y solicitar información. En caso de que se trate de una situación de emergencia, llamar a la Policía Nacional (091), Guardia Civil (062) o Emergencias (112).

La agresión de la Manada en los sanfermines de Pamplona en el 2016 y la repercusión del juicio posterior ha puesto el foco en las concentraciones festivas. En Galicia, la secretaría xeral da Igualdade ha puesto en marcha, con el fin de prevenir la violencia sexual, la campaña AgresiónOff, que se está llevando a cabo en todos los festivales de música que se celebran en la comunidad. El objetivo es que las mujeres estén seguras, «que nos grandes eventos, festas e festivais non se perda o respecto entre as persoas», explicó la secretaria xeral, Susana López Abella, en la presentación de la campaña, donde reconoció también que «as mulleres nestes eventos sofren en maior medida abusos e agresións machistas físicas ou verbais que non se poden consentir».

«De troula con sentido»

La campaña está presente en todos los festivales en los que ya se conocen como puntos lila, por el color con el que se representa la lucha contra la violencia machista. En esos puntos, además de dar visibilidad al problema, se distribuye material informativo y hay personal que ofrece información sobre cómo actuar o a quién acudir en caso de agresiones. Otra campaña, impulsada por Xunta, Fegamp y el Colexio de Psicoloxía de Galicia, arrancó ayer con una filosofía similar. El eslógan de esta campaña es «De troula con sentido» y la cartelería se puso ayer a disposición de todos los concellos de Galicia para que puedan personalizarla en sus eventos y fiestas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Sumando cómplices contra las agresiones