María Ángeles García: «Estamos habituadas a convivir con silbidos, roces y miradas, pero eso no se puede tolerar»

La presidente de la Asociación Galega de Auditores Socio-Laborais ha participado en campañas contra el acoso sexual.

m. S.
redacción / la voz

María Ángeles García Pérez es presidenta de la Asociación Galega de Auditores Socio-Laborais (Agaxen) y delegada de la Asociación Española de Auditores Socio-Laborales (Ceal) en Galicia. Como profesional, ha llevado casos de acoso discriminatorio y ha colaborado en la creación de la campaña contra el acoso sexual.

-¿Cuántas mujeres sufren acoso laboral en Galicia?

-Los casos de acoso sexual se van a empezar a recoger ahora, tras el pacto de Estado, que amplió el concepto de violencia de género. Hasta ahora se consideraba violencia solo si venía de su pareja o expareja.

-¿Hay algún sector en el que haya más casos de acoso sexual?

-Las pequeñas empresas y las microempresas, donde hay una menor capacidad de denuncia y donde trabajan la mayoría de las mujeres, sobre todo en el comercio y los servicios. Hacia estas empresas va dirigida la campaña.

-¿Por qué hay menos capacidad de denuncia?

-Son plantillas reducidas y la cercanía es muy grande. En una empresa pequeña al final se pacta. Cuando una víctima demanda, lo habitual es que haya una conciliación y la persona afectada desista de su puesto de trabajo a cambio de una indemnización pactada. Para la víctima es difícil reincorporarse a su puesto porque supone volver al lugar donde sufrió el acoso y piensa, «¿qué garantías hay de que no vuelva a pasar?». En cambio, en una empresa grande, aparte de tener protocolos, hay opciones como el cambio de sección o el traslado.

-¿Cómo ayudará la campaña?

-Va a dotar a las organizaciones pequeñas de un procedimiento objetivo, a través de una entidad jurídica externa que traslade el informe a la empresa para que opte por despedir al acosador o por tutelar a la víctima.

-¿Se normaliza el acoso sexual?

-A nivel cultural estamos habituadas a convivir con silbidos, determinadas gracias, roces, miradas lascivas... Intentamos sensibilizar sobre que eso no se puede tolerar, que no tengamos miedo denunciar y nos sintamos amparadas por procedimientos objetivos, que tutelen nuestra dignidad y nuestra salud psicosocial.

-Ahora que la sociedad está más concienciada con la igualdad, ¿ha mejorado la situación?

-El origen de estas situaciones de acoso es una discriminación de género. Cada vez más mujeres visualizan la desigualdad que hay de fondo y denuncian.

-¿Por qué son importantes estas campañas?

-Las campañas ayudan tanto a la víctima, para animarla a denunciar, como a la empresa, cortar con una persona acosadora. Es una situación de extrema gravedad de alguien con más poder contra alguien más vulnerable. Si le ha funcionado, va a tener otra víctima. La empresa no debe mirar para otro lado porque tiene que tutelar la salud y la dignidad de las personas que trabajan en la organización. Hay varios derechos fundamentales en juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

María Ángeles García: «Estamos habituadas a convivir con silbidos, roces y miradas, pero eso no se puede tolerar»