Cuarenta colegios profesionales se implican en la lucha contra el acoso

Colaboran con la Xunta y los auditores sociolaborales para llevar la prevención a la empresa

.Mujeres durante una protesta contra el acoso sexual en Kosovo
Mujeres durante una protesta contra el acoso sexual en Kosovo
r. cordobés
redacción / la voz

Según la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), entre el 40 y el 50 % de las mujeres europeas han denunciado alguna forma de acoso sexual en el lugar de trabajo. Aunque en España no hay datos recientes que den idea del calado del problema, un estudio realizado por el Instituto de la Mujer en el 2006 indicaba que el 14,9 % de las mujeres trabajadoras habían sufrido alguna situación de acoso laboral a lo largo del año. Alrededor de la mitad de las personas afectadas no denuncian por miedo a perder su puesto de trabajo. Con el fin de prevenir estas situaciones, la Xunta ha puesto en marcha una campaña para prevenir el acoso laboral en los lugares de trabajo. En colaboración con la Unión Profesional de Galicia, que agrupa a 40 colegios profesionales, y con la Asociación Galega de Auditores Socio-Laborais (Agaxen), la iniciativa pretende llegar a los más de 70.000 colegiados de la Unión Profesional.

35.000 trípticos

Entre otras medidas, la campaña implicará la distribución de 35.000 trípticos con información sobre el acoso sexual. A través de esta información se pretende convertir a los colegiados profesionales de Galicia en embajadores de la lucha contra el acoso sexual, una manifestación más de la discriminación de la mujer, puesto que las mujeres representan el 95 % de las víctimas del problema. Durante la presentación de la iniciativa, a finales del pasado mes en Santiago, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, recordó que la prevención del acoso es una de las medidas incluidas en el Pacto Estatal contra la Violencia de Género que se firmó el pasado otoño en Madrid, e insistió en la necesidad de implicar y concienciar a los trabajadores, a las empresas, a los agentes sociales, a las instituciones y a los ciudadanos en esta lucha.

Ese tríptico que se está repartiendo ya entre los operadores laborales incide en que el acoso es un delito y recuerda a las víctimas que en una situación de acoso sexual nunca deben sentirse responsables. «Busca axuda» es otro de los consejos dirigidos a quienes están siendo acosadas. Las consecuencias para las personas que sufren acoso pueden ser devastadoras y afectar tanto a su bienestar físico y psicológico como a su entorno social y laboral, de ahí la necesidad de buscar ayuda y denunciar.

Protocolos de prevención

En cuanto a lo que deben hacer las empresas, la campaña de la Xunta destaca que tienen la obligación de cumplir con el mandato legal de prevenir el acoso sexual. Negociar un protocolo de prevención es una de las medidas que deben poner en marcha, así como establecer un procedimiento de denuncia. La creación de una comisión de acoso y de una cultura de empresa en la que los comportamientos violentos no tengan cabida son otras de las medidas previstas en esta campaña para frenar el acoso.

En lo que se refiere a la prevención, las empresas deben estar especialmente atentas a identificar situaciones que pueden considerarse acoso sexual y conocer el procedimiento para activar el protocolo en caso necesario. Los trabajadores o directivos que conozcan un comportamiento de acoso deben informar a la dirección de la empresa o a los representantes de los trabajadores. Hay que tener en cuenta, en este aspecto, que no denunciar esas actitudes puede tener consecuencias graves para la víctima.

Y no solo eso. La campaña incide en que el acoso sexual es un delito (en ningún caso una patología) y no prevenirlo o no actuar contra él es un incumplimiento muy grave.

La campaña asume el principio del «no es no»

1. Las agresiones sexuales son un delito recogido en el Código Penal.

2. Nada justifica una agresión: ni la forma de vestir, ni la exhibición del cuerpo. ¡Nada! Tienes derecho a disfrutar sin ser importunada/o o agredida/o.

3. Tienes derecho a pasarlo bien, a gozar en libertad y con seguridad. La calle, la noche y las fiestas también son de las mujeres.

4. Sin consentimiento no es una relación. Es una agresión.

5. El consentimiento no es ilimitado. Tienes derecho a repensarlo y a no seguir. ¡No es no!

6. Bajo la influencia del alcohol y otras sustancias sigue existiendo el derecho a decir no. No siempre es no. No hay otra interpretación.

7. Insistir cuando te rechazan es acosar. No te pongas pesado.

8. Si necesitas ayuda frente a una agresión, llama al 112. Te van a ayudar.

9. Si presencias una agresión sexista, no la permitas. Llama, denuncia, actúa. 

10. Y recuerda: si sufres una agresión sexual, sea en las circunstancias que sea, nunca te sientas culpable. La responsabilidad es siempre de quien agrede.

Sumando cómplices contra las agresiones

marta varela
.

La Xunta promueve la prevención de la violencia machista en comunidades de vecinos y festivales de música

Para la lucha contra los incendios, la Xunta buscó la implicación de los gallegos y convirtió a un buen número de ellos en cortafuegos. «Eu son cortalumes», proclamaban a los cuatro vientos intentando captar para esa causa, la de acabar con el fuego y denunciar a los incendiarios, a todos los gallegos. Una filosofía similar es la que quiere aplicar ahora la Administración autonómica, en este caso la Consellería de Presidencia, a la lucha contra la violencia machista y el acoso. Han recurrido para hacerlo a las comunidades de vecinos, entre las que han puesto en marcha una campaña. La idea es que las comunidades vecinales son el primer nivel del asociacionismo y conocen de primera mano su entorno y los problemas que lo afectan. Por lo tanto, tienen un papel vital a la hora de detectar situaciones de acoso y violencia y, por tanto, ayudar a las víctimas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cuarenta colegios profesionales se implican en la lucha contra el acoso