Quejas en Pontevedra: «Si los que estamos sanos lo sufrimos, imagina los enfermos»


pontevedra / la voz

Las quejas de familiares de pacientes y trabajadores sanitarios por las altas temperaturas que se registran en el Hospital Provincial de Pontevedra no son nuevas. El malestar se repite cada verano por la falta de aire acondicionado en un edificio que, aunque fue objeto de muchas ampliaciones y reformas posteriores, es de 1897. Este comienzo de agosto con ola de calor ha disparado, eso sí, la indignación de los usuarios. Manuel Casal, vecino de Moraña, tiene desde el 1 de agosto ingresada a su madre, de 80 años, por un problema de riñón. Tras varias jornadas soportando en la habitación que comparte su progenitora con otra paciente temperaturas de 32 grados, este sábado se decidió a hacer una denuncia pública.

«Denuncio para que alguien tome cartas en el asunto y próximos pacientes no sufran por nada más que por sus dolencias», afirma Manuel Casal. Este arquitecto técnico rechaza el argumento de la dirección del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop) de que la instalación de aire acondicionado tiene limitaciones técnicas por la antigüedad del edificio.

«Si los que estamos sanos lo sufrimos, imagínese los que están enfermos y los trabajadores. Durante años se debatió si se ampliaba Montecelo o si se hacía un hospital nuevo, y este problema, insufrible en el siglo XXI, sigue sin solución», comenta este vecino de Moraña, que cree que la inversión en el aire acondicionado no sería tan elevada. En su caso, su madre está ingresada en una habitación de la planta baja. Tenían un ventilador del hospital, pero apenas movía el aire. Por ello trajeron uno de su casa y ayer compraron otro más grande. «Trajimos uno y compramos otro, que acabo de montar, y así le llega también a la señora de al lado. Debemos estar a 32 grados en la habitación, la planta 2.ª y la 3.ª tienen que ser una sauna total», remacha Manuel Casal. El comentario sobre los efectos del calor es recurrente en los pasillos entre familiares de pacientes ingresados: «Esto es para salir a la calle y hacer una manifestación».

Desde la dirección del Chop se han tomado diversas medidas desde el 2015 para intentar paliar las altas temperaturas, siendo conscientes de que no solucionan el problema. Se instalaron estores con láminas antitérmicas en las ventanas y se repartieron ventiladores de aspas y de torre, además de equipos de refrigeración portátil. Una medida que en su día agradecieron algunos sindicatos, pero que, según otros, se queda muy corta. El proyecto de construcción del Gran Montecelo, que está en una fase muy inicial, eliminará en el futuro la hospitalización del Provincial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Quejas en Pontevedra: «Si los que estamos sanos lo sufrimos, imagina los enfermos»