Contas apremia a la Xunta a invertir más y mejor en atender a los mayores

Lograr plaza en una residencia lleva 5 meses, frente a los tres que prevé la normativa

.

SANTIAGO / LA VOZ

El envejecimiento poblacional resultado de la galopante crisis demográfica ha colocado a Galicia ante un desafío en el que debe mejorar su respuesta: ha de invertir más y mejor en la atención a las personas mayores. Esta es una de las principales conclusiones de un informe de fiscalización sobre atención residencial del Consello de Contas, cuya memoria se entregó ayer al Parlamento. «Nosotros alertamos de la situación», subrayó José Antonio Redondo, el conselleiro mayor.

El documento incluye datos reveladores: entre públicas y privadas, Galicia cuenta con 19.986 plazas, lo que supone que una ratio de plazas del 3,05 % sobre habitantes mayores de 65 años. Aunque se ha avanzado, sobre todo por el aumento de la oferta privada, todavía no se alcanza la proporción del conjunto del Estado, por encima del 4 %. En resumen, Galicia, una de las comunidades más envejecidas, está peor que la media española.

Según Contas, el plazo medio de trámite del procedimiento para que se reconozca el derecho a una plaza residencial es de 453 días, muy por encima de los seis meses que marca la legislación; a esto se suma que el tiempo medio de espera hasta conseguir el ingreso en un centro es de 154 días, frente a los tres que estipula la normativa. Este cálculo aparece fuertemente condicionado por las situaciones de emergencia social en las que no hay espera, y que son cada vez más frecuentes.

Esta es la realidad de una comunidad donde viven cada vez más personas mayores y que, de media, tienen las pensiones más bajas del Estado. Contas muestra cómo la contribución económica de los usuarios para ser beneficiarios, que se calcula en función de la renta y del patrimonio, llega hasta el 76 % de los ingresos de la persona. En su informe de fiscalización, el organismo de control no solo apunta a la necesidad de invertir más, sino de invertir mejor. Y da cuenta de los desequilibrios de oferta y demanda en función de las zonas. Y de hecho, pone como ejemplo el centro residencial del Ayuntamiento de O Carballiño, con una capacidad para 80 personas, y con una ocupación de tan solo 25.

El informe de Contas también ha detectado incumplimientos de los contratos con los centros concertados, recogidos en las propias actas de inspección de Servizos Sociales. La mayoría de ellos se refieren a infracciones en materia de personal, tanto en el número de trabajadores de atención directa como en la no diferenciación de categorías profesionales. También cita otros incumplimientos: uso inadecuado de instalaciones, deficiencias en los protocolos de funcionamiento y falta de rigor en los registros. Algunas de las deficiencias detectadas, pese a existir expedientes sancionadores, no se corrigieron, advierte Contas en su informe.

Respecto a las plazas en régimen de concesión y concierto, el organismo ha observado importantes diferencias en el precio por día y en el coste de las plazas reservadas no vacantes, a veces incluso en un mismo centro, sin que existan diferencias que se puedan atribuir al régimen elegido.

Contas apremia a la Xunta a mejorar la vigilancia en los conciertos y, sobre todo, le recomienda gastar más en la oferta pública en las residencias, de forma que se adecúe a la creciente demanda por el envejecimiento.

Un 35 % más de gasto en farmacia hospitalaria para la hepatitis C

La implantación del Plan Estratégico contra la Hepatitis C y los nuevos tratamientos para combatir la enfermedad dispararon el gasto en farmacia hospitalaria un 35 % en el año 2015, según se recoge en uno de los informes de fiscalización. En total, supuso un coste de 67,5 millones de euros ese ejercicio, a los que hubo que sumar otros 18 en el 2016. El documento señala que las dotaciones iniciales de los créditos para atender el gasto farmacéutico en los hospitales resultaron insuficientes entre el 2014 y el 2016, lo que hizo subir las modificaciones presupuestarias.

Mejorar el transporte

En otro de los informes, Contas apercibe también sobre la necesidad de mejorar en Galicia el transporte sanitario no urgente, del que se benefician miles de pacientes gracias a los medios del Sergas y de empresas privadas de ambulancias. Según el organismo, se debería homogeneizar la forma de prestación del servicio y las tarifas aplicables, además de implantar un sistema informático que permita mejorar la gestión del transporte.

Evolución negativa del ahorro en los concellos de Lugo y de Santiago

El trabajo que fiscaliza las entidades locales revela que, tanto en el 2016 como en el ejercicio anterior, las siete urbes presentaban ahorro neto y remanentes de tesorería positivos, lo que muestra que los ayuntamientos de las siete ciudades no «muestran ningún problema financiero». Eso sí, Contas destaca la evolución negativa del ahorro en Santiago y en Lugo, y advierte de que de seguir así podría complicarse más adelante su situación financiera.

La foto de los 15 ayuntamientos gallegos que tienen entre 20.000 y 50.000 habitantes es muy similar a la de las ciudades, con la excepción de Ponteareas. El resto tienen ahorro neto y remanentes de tesorería positivos. Según revela el organismo fiscalizador, las siete ciudades tienen ahora un ingreso por habitante que representa el 88,71 % de la media española, mientras que en el gasto la proporción se reduje al 87,57 %. En estas variables, las diferencias con el resto del Estado se mantienen. Los niveles de ingreso per cápita solo superan los de ayuntamientos de La Rioja, Andalucía y Extremadura, una situación que también se reproduce en el gasto por habitante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Contas apremia a la Xunta a invertir más y mejor en atender a los mayores