Los nidos de velutina se instalan de forma masiva en 38 municipios

El ciclo de la avispa se retrasó este año a causa de las bajas temperaturas y las lluvias

x. fonseca
Redacción / La Voz

Antes de que el verano haya comenzado a apretar, la presencia de la velutina ya es masiva en algunos municipios (38), en los que la Consellería do Medio Rural ha detectado entre 26 y 100 nidos de esta especie. No existe un patrón claro sobre su proliferación, porque entre esos municipios se encuentran algunos del norte de Galicia como Oleiros, Sada, Cambre, Bergondo, Oza-Cesuras, Santa Comba, Ames o Brión y otros del sur, como Vigo, Pontevedra, Salvaterra do Miño, Mos y O Porriño. También hay concellos del interior, como Ourense. Algunos de los nidos que han sido retirados este año han quedado del año anterior y ya no tienen actividad. Otros son nuevos.

Los apicultores achacan esta distribución tan desigual al hecho de que la primavera tardía retrasó la actividad de las reinas en algunas zonas, mientras que en otras no ha sido así: «Eu non me creo que no Morrazo e en zonas de Ferrol haxa menos que outros anos. Pensamos que se está a retrasar a súa presenza», comenta Jesús Asorey, portavoz de la Asociación Galega de Apicultura.

La captura de las reinas es la actividad principal de estos últimos meses porque es en primavera cuando las reinas se muestran activas en el exterior de los nidos y se las puede capturar. Un período que dura hasta junio. Con el fin de controlar la expansión de la velutina, la Xunta y los apicultores llevaron a cabo trampeos para matar a las reinas y evitar así la formación de nidos. Aun así, en algunos de los municipios mencionados su presencia es ya imparable. El año pasado estos trampeos se realizaron en 218 municipios, pero este año llegarán a 252, es decir, el 80 % de los concellos gallegos. Eso quiere decir que este es el alcance de la colonización de la velutina en Galicia, que ya llega al 80 % de los municipios, como se refleja en el mapa que representa la expansión al finalizar el 2017. «Este ano hai moita actividade porque, ademais das que regala a consellería, moitos concellos tamén mercaron trampas pola súa conta. E colabora moita xente, non só os apicultores, tamén escolares e outros organismos», comenta Asorey, que reconoce también la irregularidad de las capturas: «Hai zonas onde se detectaron moitísimas raíñas e outras nas que bastantes menos. Por exemplo, en Arzúa, na primeira e a segunda semana despois de que se instalaran as trampas capturáronse 511 raíñas. Pero é que na terceira semana a cifra subiu aínda máis. En cambio, en Lalín non se chegou a coller nin a metade, cando o número de trampas foi o mesmo», explica.

Sobre las previsiones de la presencia de velutina este año, Asorey no tiene ninguna duda de que será más intensa o cuando menos igual que el año pasado, aunque recalca que la concienciación del problema también está siendo mayor y que hay más implicación por parte de la sociedad.

Los trampeos son clave para detener su expansión. En la provincia de A Coruña se están instalando trampas en todos los concellos (93), en 54 de los 67 de la provincia de Lugo, en 48 de los 92 de Ourense y en 58 de los 61 de Pontevedra. La Xunta elaboró este año un protocolo para orientar a los apicultores a la hora de instalar las trampas. El sector confía en que estas medidas de contención ayuden a contener la expansión de la avispa asiática, aunque saben que solo la investigación podrá aportar soluciones eficaces no ya para erradicarlas, algo que se da por imposible, sino al menos para minimizar sus efectos.

«Cuando me di cuenta, ya tenía el nido encima, menos mal que sabía que no era alérgico»

A José Ángel le picaron ayer diez velutinas en O Barqueiro

José Ángel Díaz Canoura, vecino de O Barqueiro, en el municipio coruñés de Mañón, se encontraba en la mañana de ayer desbrozando el terreno de un cliente -es autónomo y tiene una empresa de roza- cuando pasó debajo de un árbol y, cuando se dio cuenta, ya tenía varias velutinas picándole en la cabeza. «Debían de ser nueve o diez, estaba el nido, y ya no pude hacer nada», explica al tiempo que añade que ya en alguna anterior ocasión le habían atacado uno o dos ejemplares, «pero nunca tantas juntas». Aun así, gracias a las experiencias anteriores, José Ángel ya sabía que no era alérgico a la picadura de la velutina, por lo que afrontó el incidente con más tranquilidad.

Seguir leyendo

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Los nidos de velutina se instalan de forma masiva en 38 municipios