África se queda el calor de Galicia

Galicia no ha sufrido todavía ningún evento de temperaturas extremas, pero el hecho de que África no pueda expulsar el calor supone una amenaza


redacción / la voz

Los episodios de altas temperaturas este verano se cuentan con los dedos de una mano. Y no solo en Galicia, sino en toda la Península. En unos días se consumirá el primer mes del período estival y todavía no se ha registrado ninguna ola de calor ni tampoco valores por encima de los cuarenta grados. Esta semana, el termómetro se mantendrá nuevamente por debajo de los treinta grados de forma generalizada. Únicamente en la provincia de Ourense podría superarse ligeramente la barrera de los 30 grados.

Toca preguntarse entonces dónde se ha metido el calor propio de esta época del año. Climatológicamente estos días son los más calurosos en el hemisferio boreal ya que la radiación solar es muy alta y el aire frío de la primavera ha desaparecido. Sin embargo, la estación mantiene un perfil bajo y las temperaturas incluso marcan valores por debajo de la media.

No existe una única explicación, dada la complejidad de la dinámica de la atmósfera, pero todo apunta a que el aire cálido que brilla por su ausencia en Galicia se está acumulando en el noroeste de África.

El comportamiento actual del anticiclón de las Azores no permite liberar el calor africano. Cuando las altas presiones se posicionan en el Reino Unido, el aire llega desde el Sáhara y las temperaturas, tantos las máximas como las mínimas, aumentan de forma notable en la comunidad. Sin embargo, esta configuración ha ocurrido pocas veces. Lo más habitual sigue siendo que se sitúe al oeste de la Península.

Como el anticiclón no remonta hacia el norte, se ha interrumpido el transporte de calor desde el continente africano hacia la Península. Esto provoca que el aire caliente se amontone en el Sáhara y que las temperaturas sean muy elevadas, incluso para el desierto más cálido del planeta. El pasado 5 de julio se alcanzaron en Argelia 51,3 grados. A falta de confirmación, podría ser la temperatura más alta que se ha medido en África desde que existen registros.

Galicia no ha sufrido todavía ningún evento de temperaturas extremas, pero el hecho de que África no pueda expulsar el calor supone una amenaza. Si las condiciones fuesen favorables, el aire podría llegar más cálido de lo habitual. En este sentido, la posición actual del anticiclón debería considerarse una buena noticia ya que podría estar impidiendo que Galicia registre temperaturas demasiado altas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

África se queda el calor de Galicia