100.000 gallegos agresivos al volante

Atribuyen su conducta al estrés diario y a los otros conductores. Solo un 10 % admiten que es culpa suya


redacción / la voz

«La mejor forma de dejar fuera de juego a un conductor agresivo es no hacerle caso. Ignórelo». Esta es una de las recomendaciones básicas para no tener una pelea por culpa del tráfico que aparece en un estudio de la Fundación Línea Directa sobre la influencia de la agresividad en los accidentes. Las conclusiones son tremendas. Más de 100.000 conductores gallegos admiten que alguna vez se han peleado con otro conductor o estarían dispuestos a hacerlo debido a una discusión de tráfico. Además, 140.000 automovilistas gallegos reconocen haber retado a otro conductor a salir del coche para arreglar sus diferencias. El informe, elaborado en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (Intras), consta de una encuesta a conductores sobre sus hábitos al volante y el análisis de 464.000 accidentes con víctimas ocurridos en los últimos cinco años y el comportamiento de 789.000 conductores implicados en esos siniestros.

Estas fechas de verano, con miles de desplazamientos por carretera y atascos frecuentes, son las más propicias para generar elevados niveles de agresividad al volante. Por eso, los responsables del estudio advierten que la agresividad no es solo una muestra de falta de educación y de civismo, sino que tiene unas consecuencias muy negativas para el tráfico. En el informe se indica que mantener actitudes provocadoras multiplica por 10 el riesgo de sufrir un accidente con víctimas, y por 30 el de sufrir un siniestro con heridos graves. De hecho, casi 300.000 conductores españoles muy agresivos reconocen que en los últimos cinco años se vieron implicados en accidentes con víctimas.

¿Por qué los conductores son agresivos cuando están al volante? Los consultados en Galicia atribuyen la agresividad en el coche al estrés del día a día, fundamentalmente relacionado con cuestiones familiares y del trabajo. Un 13 % de los gallegos les echan la culpa de su agresividad a los demás conductores, mientras que un 10 % reconocen que el problema tiene que ver con su propia personalidad.

Llama la atención que el 41 % de los conductores reaccionen de forma agresiva al sentirse protegidos por el anonimato que da la conducción, ya que lo más probable es que no vuelva a ver nunca al otro conductor. También es preocupante el dato de que un 16 % de los conductores admiten que alguna vez han adelantado de forma brusca a otro vehículo para intimidar a su conductor tras un pique en la carretera.

Hombre, de 32 años, y que muestra su peor cara contra las conductoras

El perfil del conductor que acaba teniendo un accidente por culpa de su conducta agresiva es el de un hombre de unos 32 años, con pareja, con estudios medios, que ha perdido puntos del carné y que generalmente conduce por ciudad. Este tipo de conductores presentan una actitud machista, pues reaccionan con mayor agresividad cuando el otro conductor es una mujer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

100.000 gallegos agresivos al volante