«Cuando me di cuenta, ya tenía el nido encima, menos mal que sabía que no era alérgico»

A José Ángel le picaron ayer diez velutinas en O Barqueiro


José Ángel Díaz Canoura, vecino de O Barqueiro, en el municipio coruñés de Mañón, se encontraba en la mañana de ayer desbrozando el terreno de un cliente -es autónomo y tiene una empresa de roza- cuando pasó debajo de un árbol y, cuando se dio cuenta, ya tenía varias velutinas picándole en la cabeza. «Debían de ser nueve o diez, estaba el nido, y ya no pude hacer nada», explica al tiempo que añade que ya en alguna anterior ocasión le habían atacado uno o dos ejemplares, «pero nunca tantas juntas». Aun así, gracias a las experiencias anteriores, José Ángel ya sabía que no era alérgico a la picadura de la velutina, por lo que afrontó el incidente con más tranquilidad.

Se desplazó de inmediato al centro de salud de la localidad. Cogió él mismo el coche para recibir cuanto antes atención médica. Fue el personal sanitario el que avisó a su familia.

En el centro de salud, dice José Ángel, le pincharon «de todo» y le recomendaron reposo en casa. Tiene que tomar medicamentos durante una semana, pero la hinchazón que le produjeron las picaduras en el primer momento ya le había bajado mucho al mediodía. Aun así, siente dolor por toda la cara.

Este trabajador de Mañón señala que por la zona de Ortegal «hay muchísimas velutinas», y tanto él como su familia piden a las Administraciones que tomen medidas cuanto antes. «Él dice que ya no va a ir tranquilo a trabajar», afirma su mujer.

Otro caso de picadura

Un vecino de Bravos, en Ourol, sufrió ayer tres picaduras de velutinas en la cabeza cuando fue al hórreo de su casa, donde había un nido del tamaño de un melón. Fue trasladado al hospital, donde le aplicaron el antídoto, y fue dado de alta porque no era alérgico. Protección Civil eliminó el nido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

«Cuando me di cuenta, ya tenía el nido encima, menos mal que sabía que no era alérgico»