Las víctimas del Alvia acusan a PP y PSOE de mentir y exigen dimisiones

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

GALICIA

Jesús Domínguez, portavoz de la plataforma de víctimas, hubiese querido que los responsables políticos pidiesen perdón y dimitiesen
Jesús Domínguez, portavoz de la plataforma de víctimas, hubiese querido que los responsables políticos pidiesen perdón y dimitiesen BENITO ORDOÑEZ

Los afectados dicen que «el interés comercial y político» se antepuso a la seguridad

11 jul 2018 . Actualizado a las 11:57 h.

«Aquí se ha mentido, se nos ha engañado, no se ha colaborado con la Justicia y nadie ha dimitido». Cinco años después del accidente ferroviario de Angrois en el que murieron 80 personas y otras 144 quedaron heridas, la comisión de investigación abierta en el Congreso arrancó con un durísimo alegato de las asociaciones Plataforma Víctimas Alvia 04155 y Apafas contra los que consideran principales responsables políticos: el exministro de Fomento socialista José Blanco; su sucesora, la popular Ana Pastor; el exsecretario de Estado en el momento del accidente, Rafael Catalá; y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Los acusaron de haberse «blindado» ellos y a los técnicos que sabían que no había seguridad para «dejar pasar el tiempo» y que «esto se muera y se entierre».  

«Una tragedia evitable»

El presidente de la Plataforma Víctimas Alvia 04155, Jesús Domínguez, aseguró que fue una «tragedia evitable» que se debió a las prisas por inaugurar una línea «antes de tiempo» y «sin las adecuadas medidas de seguridad», y denunció las «presiones» para ocultar la verdad de los hechos. Recordó que, aunque el Gobierno afirmó tras el siniestro que no se trataba de un AVE, Blanco y Feijoo inauguraron la que denominaron «primera línea de alta velocidad en Galicia» y afirmaron que tanto la vía como el propio tren disponían del sistema de seguridad ERTMS en sus 90 kilómetros, cuando en realidad solo estaba operativo en 80 kilómetros de recta, pero no en el tramo más peligroso, que incluía la curva del accidente. «Los intereses comerciales y políticos se antepusieron a la seguridad de las personas», afirmó.

Las víctimas exigieron que se asuman responsabilidades políticas por cuatro decisiones que, a su juicio, demuestran las mentiras de la versión oficial. La primera fue el cambio del proyecto original llevado a cabo por el exministro socialista José Blanco, que implicó, según las víctimas, suprimir la seguridad en el tramo más peligroso, el de la curva del accidente. La segunda, la desconexión, ya con la ministra del PP Ana Pastor en el ministerio, del sistema de seguridad ERTMS en los trenes Alvia porque provocaba retrasos. La tercera, el caso omiso de los altos cargos a la advertencia por escrito que el jefe de maquinistas había hecho ya en el 2011 advirtiendo de la peligrosidad de la curva. Y la cuarta, el que ADIF no hubiera realizado el análisis y la evaluación de riesgos en el tramo del accidente que exigía la normativa europea.