Cae una banda portuguesa de atracadores de bancos y joyerías que usaba Tomiño para refugiarse

Está considerada una de las más peligrosas del país vecino. Los detenidos eran especialistas en asaltar furgones blindados de entidades financieras


VIGO / LA VOZ

Un discreto piso en Tomiño servía de refugio a varios integrantes de un grupo criminal de atracadores portugueses especializados en robos en bancos y joyerías de su país. La localidad gallega elegida por estos delincuentes encajaba con sus necesidades, ya que solo usaban la vivienda de Tomiño para pernoctar, pasando casi todos los días en su país para preparar o consumar nuevos delitos en coordinación con el resto del grupo desmantelado. La investigación fue dirigida por la Policía Judiciaria de Portugal, que solicitó ayuda, hace unos meses, a la Policía Nacional de Pontevedra y a la de Vigo, que a su vez contaron con la colaboración de la Guardia Civil para dar con los detenidos, que actuaban al otro lado de la raia.

La organización criminal arrestada este lunes en un operativo simultáneo a ambos lados del río Miño está considerada una de las más peligrosas del país vecino. Además de estar acusados de atracar bancos y joyerías, los detenidos estaban también especializados en asaltar furgones blindados de entidades financieras. Para consumar las delitos que la Justicia lusa les atribuye fue necesario el uso de armas de fuego. Y es que, según parece, el grupo criminal desarticulado tiene un amplio conocimiento del uso de pistolas o escopetas.

Prueba de ello es que, solo en el piso de Tomiño al que accedieron los agentes españoles a primera hora de la mañana, se localizaron balas de revólver que, al parecer, se usarían para cometer futuros delitos. Detallan en la investigación que uno de los portugueses arrestados fue condenado hace unos años por asesinar a un policía usando una pistola, de ahí que para acceder al piso de Tomiño se contase con la ayuda de un Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES), experto en dar respuesta a ataques con armas de fuego.  

25.000 euros y cocaína

Una vez dentro del inmueble, los agentes localizaron, además de la munición, 25.000 euros en metálico, una máquina de contar dinero y 150 gramos de cocaína, lo que evidencia un presunto delito de tráfico de drogas a mayores. Es por eso por lo que el portugués que en ese momento estaba en la vivienda de Tomiño no fue entregado aún a las autoridades lusas, ya que también fue detenido por un delito contra la salud pública en España, aunque está previsto que sea remitido próximamente a Portugal. La parte española de la investigación comenzó hace varios meses y consistió en vigilancias de la vivienda de Tomiño para controlar sus pasos en Galicia tras cruzar la frontera por Tui.

El grupo segundo de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de Pontevedra, en colaboración con la Udyco de Vigo, y la Guardia Civil, a través del Equipo Contra el Crimen Organizado ECO-Galicia y el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de Pontevedra, trabajaron conjuntamente con la policía lusa en esta operación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Cae una banda portuguesa de atracadores de bancos y joyerías que usaba Tomiño para refugiarse