«Había seguridad, fue un accidente deportivo»

La Federación Galega de Automobilismo lamenta las «consecuencias fatales» del accidente


REDACCIÓN / lA vOZ

La Federación Galega de Automobilismo, por medio de su presidente Iván Corral, asumía con resignación y cierto espíritu crítico el fallecimiento de Antonio González debido al accidente acontecido en el tramo de Ponteareas, en la parte final de la primera mitad del rali Sur do Condado. «Lamentamos este desgraciado accidente con consecuencias fatales, pero accidente deportivo al fin y al cabo», decía Corral antes de apuntar que «estaban tomadas todas las medidas de seguridad establecidas y que correspondían en el momento en que se produjo el accidente».

La escudería Surco, organizadora de la carrera, remitía al presidente de la federación gallega.

Por otra parte, la Secretaría Xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia, por medio de Marta Míguez, y el Gobierno gallego al completo lamentaban el fallecimiento y transmitieron públicamente las condolencias a sus familiares, amigos y conocidos.

Por otra parte, la secretaría xeral recordaba «la importancia de cumplir con todas las medidas de seguridad en las pruebas de motor, un aspecto en el que todas las Administraciones, instituciones y fuerzas y cuerpos de seguridad trabajan sin descanso». Además, la institución rectora del deporte en Galicia solicitaba «la colaboración del público para que no se vuelvan a repetir sucesos como este». 

Información elaborada por Manu Otero y Pablo Gómez

Una imprudencia que costó una vida

;
Este es lugar en el que se produjo el fatal atropello Un hombre de 64 años, padre del copiloto Diego González, fallecía en As Neves durante la celebración del rali Sur do Condado.

Cuando pasó la caravana de seguridad nadie estaba en la zona prohibida donde se situó Antonio González Camba antes de ser embestido mortalmente por un participante del rali Sur do Condado

El automovilismo gallego ha vuelto a ser sacudido por la tragedia, y todo apunta a que la imprudencia de situarse en una zona prohibida por la organización del rali Sur do Condado le costó la vida a Antonio González (de 64 años y padre de uno de los copilotos participantes, Diego González), a quien el bólido número 29, pilotado por Rafael Alonso, arrolló en un cambio de rasante del tramo de Ponteareas (el cuarto de la jornada) alrededor de la una y cuarto de la tarde en la zona de Taboexa, en el linde entre los ayuntamientos de As Neves y Ponteareas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Había seguridad, fue un accidente deportivo»