Una cama en la plaza del Obradoiro para denunciar los pisos turísticos ilegales

Las camas ilegales representan un 30 % de la planta hotelera compostelana y suponen un impacto económico directo de 8,5 millones de euros


Los vecinos y turistas que pasaron este viernes por el casco histórico de Santiago pudieron ver una cama en la plaza del Obradoiro, fruto de la campaña del Concello contra el alquiler de pisos turísticos ilegales. Este elemento fuera de lugar buscaba llamar la atención de los ciudadanos, como símbolo de la irregularidad de este tipo de negocio, que supone un total de 717 viviendas (3.811 camas) de la ciudad. La concejala de Turismo, Marta Lois, destacó el hecho de que las camas ilegales representan un 30% de la planta hotelera compostelana y supone un impacto económico directo de 8,5 millones de euros que eluden sus obligaciones fiscales.

La cama se situó en el Obradoiro solo durante la jornada de ayer. En las próximas semanas aparecerá en otros espacios de la vía pública, como la plaza de Cervantes, la rúa Carretas y la Alameda. Paralelamente a la campaña, el Concello está revisando todos lo casos que fueron descubiertos por los técnicos de Urbanismo, Cidade Histórica, Licencias, Promoción Económica y Turismo, y ya ha abierto dos expedientes sancionadores contra pisos irregulares. La intención es seguir con las investigaciones para frenar la ilegalidad.

Los concejales de Turismo, Marta Lois, y de Espazos Cidadáns, Jorge Duarte, señalan la subida del precio de los alquileres en Santiago, en especial en el casco histórico, como consecuencia de la rentabilidad de los pisos turísticos ilegales. Para frenar este problema, se ofrecerá una serie de ayudas a propietarios para que acondicionen sus viviendas a cambio de ponerlas en el mercado a un precio máximo de 600 euros al mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una cama en la plaza del Obradoiro para denunciar los pisos turísticos ilegales