Eclipses que ayudan a estudiar el clima

Una ocultación del satélite en la época de la Grecia clásica permitió que Aristóteles demostrase que la Tierra no es plana


redacción / la voz

Los eclipses lunares han ayudado a la ciencia a probar de forma experimental algunos de los descubrimientos más revolucionarios de la historia. Una ocultación del satélite en la época de la Grecia clásica permitió que Aristóteles demostrase que la Tierra no es plana como se pensaba sino una esfera, tal y como desvela la sombra curva proyectada sobre la Luna cuando está eclipsada.

Hoy los eclipses siguen aportando información muy interesante a la comunidad científica. Por ejemplo, sobre el clima. Investigadores de la Universidad de Colorado acaban de presentar un trabajo muy novedoso en el que se ha analizado el color y el brillo de los eclipses lunares desde 1992 hasta el 2018. Un eclipse de Luna se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y el satélite. La luz solar pasa por la atmósfera terrestre, se descompone en los colores del arco iris y solo consiguen pasar los colores cálidos, dando a la Luna esos tonos rojizos. Un fenómeno que es conocido como luna de sangre. Analizando la intensidad de los eclipses, los climatólogos pueden conocer la concentración de aerosoles en la estratosfera. El estudio ha comparado los eclipses de Luna que se produjeron en 1992 y en enero de este año. La ocultación del satélite en 1992 coincidió pocos meses después de la potente erupción del volcán Pinatubo, en Filipinas. La estratosfera cargada de partículas volcánicas bloqueó buena parte de la radiación solar y el eclipse fue más oscuro de lo habitual.

Desde entonces los investigadores han ido comprobando con cada eclipse lunar que la alta atmósfera está cada vez más limpia. Esto es algo importante ya que tiene influencia en la cantidad de radiación solar que llega hasta la superficie terrestre. Se estima que desde comienzos de la década de los 90 la temperatura media pudo haber aumentando hasta dos décimas por este efecto. La desaparición progresiva de material volcánico en la estratosfera favorece que se intensifiquen los efectos del calentamiento global. Históricamente las erupciones volcánicas han generado notables enfriamientos del planeta al impedir el paso de los rayos solares.

El próximo 27 de julio los gallegos podrán observar un eclipse de Luna. Será además una ocultación total. Un fenómeno espectacular del que la ciencia continúa aprendiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Eclipses que ayudan a estudiar el clima