Una gallega presidirá el ADIF en el momento clave para la llegada del AVE

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

Pardo de Vera es la primera mujer que preside el ADIF
Pardo de Vera es la primera mujer que preside el ADIF

Isabel Pardo de Vera ya trabajó con Blanco y Pastor en las obras del tren rápido gallego

29 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Una de las mayores conocedoras del estado de las obras del AVE a Galicia será la responsable de presidir el ADIF, la entidad pública dependiente del Ministerio de Fomento que gestiona las infraestructuras ferroviarias en España. Isabel Pardo de Vera, ingeniera de Caminos nacida en Lugo en 1975, será propuesta hoy al Consejo de Ministros para gestionar la entidad de la que forma parte desde el año 2007 tras ganar una plaza en una oferta de empleo.

Su nombramiento coincide con la sombra de duda que el nuevo Ejecutivo ha dejado entrever respecto a la posibilidad de cumplir el calendario de ejecución de las obras del AVE entre la Meseta y Galicia, comprometido por el Gobierno del PP para el último trimestre del 2019 en fase de pruebas, y en pleno servicio para comienzos del 2020, pero que cuanta con obras cuya ejecución podrían solapar los últimos plazos dados. Pardo de Vera ocupa desde hace dos años el cargo de directora general de Explotación y Construcción del ADIF, el departamento responsable de llevar a cabo los proyectos de alta velocidad decididos por la Administración.

Y si ese nivel de conocimiento respecto a tareas de gestión de la mayor obra de comunicación de la historia de Galicia no fuese suficientemente útil para controlar la finalización del proyecto, Pardo de Vera también pisó los tajos de construcción de la alta velocidad gallega como gerente de la línea, jefa de infraestructuras y directora de obra en dicho corredor, en concreto de la plataforma de accesos a Santiago, aunque sin conexión con asuntos de seguridad o equipamiento en el tramo de Angrois. De hecho, su nombre no ha figurado en ninguna de las acciones judiciales desarrolladas tras el accidente, ni como testimonio siquiera, como apuntan fuentes del Ministerio de Fomento.