Galicia regresa al verano fantasma

Al menos cuatro vuelos tuvieron que ser desviados por la niebla: dos en Peinador y otros dos en Alvedro


Redacción / la voz

Visto y no visto. Un fin de semana de verdadero verano ha dado paso a la cruda realidad: una niebla capaz de entrar por la costa y asolar la mayor parte de Galicia, devolviéndola a los días menos soleados de la lluviosa primavera que acabamos de abandonar. Las consecuencias no han sido pequeñas, especialmente en Vigo. Al menos cuatro vuelos tuvieron que ser desviados: dos en Peinador y otros dos en Alvedro, para que pudieran tomar tierra en el aeropuerto de Lavacolla. Al que peor le sentó fue al alcalde de Vigo, Abel Caballero, que se quejó ayer amargamente de lo que consideró como una falta de atención a los pasajeros afectados por la incidencia de la niebla en la cancelación de vuelos.

En realidad, la niebla que ayer frustró el prometedor inicio del verano está relacionada con los calores del fin de semana. La formación de la niebla en la costa es consecuencia de la colisión entre una masa de aire caliente y una corriente fría. El aire sufre entonces un enfriamiento súbito y puede alcanzar el punto de rocío. De ese modo, el vapor de agua que contiene se condensa sobre las partículas de sal. Y ahí tienen esos bancos de niebla que entran como trasatlánticos desde el mar hacia el interior.

En cualquier caso, la predicción meteorológica se decanta por temperaturas algo más bajas y precipitaciones débiles que en algunos puntos de Galicia no lo serán tanto. ¿Volverá el verano? Sin duda lo hará, pero aún pasarán algunas fechas para poder disfrutar de las temperaturas propias de la estación estival. De momento, el verano ha decidido transmutarse a su condición de verano fantasma, perfectamente ambientado en las nieblas costeras. Habrá que tener paciencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Galicia regresa al verano fantasma