«Nos daban papel para secar el sudor»

Los opositores de educación lamentan que el calor les impidiera competir en igualdad de condiciones

Las altas temperaturas se dejaron notar a lo largo de la prueba celebrada ayer
Las altas temperaturas se dejaron notar a lo largo de la prueba celebrada ayer

Santiago / La Voz

Hacer un examen teórico a treinta grados es complicado. Vestirse con traje y corbata y realizar ejercicios prácticos de hostelería lo es mucho más. El CIFP Manuel Antonio de Vigo acogió el sábado las oposiciones de educación en algunas especialidades de formación profesional, como servicios de hostelería. «Es una prueba en la que la uniformidad se exige y se valora, por lo que íbamos con chaqueta y corbata. El calor era insoportable, a más de 30 grados, en una hora me bebí un litro de agua», explica uno de los aspirantes. Los miembros del tribunal fueron muy conscientes de las altas temperaturas «y nos daban papel para que nos secásemos el sudor y no perdiésemos tiempo». Lamentan además que no van a estar en igualdad de condiciones en relación a los que se examinan esta semana, ya que el calor ha dado un respiro. «Incluso en pruebas sensoriales de identificación de bebidas no tienes las mismas oportunidades. Imagínate a treinta grados, tipo sauna, con corbata y trabajando con alimentos, menos mal que no eran para consumir».

Más de dieciséis mil aspirantes realizaron las oposiciones el sábado y, más allá del resultado, todos coinciden en que el calor fue un problema a la hora de realizar los ejercicios en centros educativos sin climatización. «Solo recuerdo estar sudando, entrar sudando y hacer las pruebas sudando, acabé empapado», explica un aspirante. El reguero de quejas no se limitó a la ciudad de Ourense. Y es que el calor tampoco dio tregua a la capital de Galicia. Los opositores de inglés se examinaron en dos institutos de la ciudad. En el Antón Fraguas, «nos vaporizaban con un espray para que nos refrescásemos». Los sindicatos han recogido estas quejas. ANPE presentó una denuncia ante la Consellería por esta y otras incidencias. También la CIG-Ensino se refirió a las altas temperaturas que se registraron en los centros, sobre todo en Ourense y en Compostela.

Aspirantes en los pasillos o pupitres pequeños de pala, algunas de las quejas del examen Pero la retahíla de incidencias no se limitó al calor. Otra de las quejas más reiteradas es que a algunos opositores se los ubicó en el pasillo por falta de espacio, y que otros tuvieron que hacer las pruebas en pupitres con palas, es decir, sin una mesa completa. Ocurrió por ejemplo en algunos exámenes de Física y Química, que se hicieron en Santiago. Los aspirantes criticaron que solo cabía el folio en el pupitre, por lo que la calculadora tenía que estar en el regazo y el DNI en el suelo. En otros tribunales se mezclaron mesas y pupitres con palas, dejando a estos últimos con mayor incomodidad.

Pruebas mal planteadas, ejercicios sin solución, mal formulados o con soluciones múltiples. Son algunos de los fallos que ha recogido el sindicato ANPE. En Biología uno de los mapas geológicos no presentaba escala, por lo que al darse cuenta se permitió a los opositores que utilizasen la que quisieran. Más grave fue el caso de una de las preguntas de Tecnoloxía que se celebró en Ourense, irresoluble, por lo que CC. OO. ya pidió que se anule. También lamenta este sindicato que teniendo en cuenta la previsión de altas temperaturas no se buscaran aulas más frescas.

Limitación de folios en algunos tribunales, o mayor o menor flexibilidad en los tiempos, fueron otras de las quejas. «A Consellería debería ser máis seria con esta situación, porque é xente que se está xogando un posto de traballo», dice Julio Díaz, de ANPE. Por su parte, Educación asegura que no recibió ninguna queja oficial por las altas temperaturas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Nos daban papel para secar el sudor»