Uno de cada seis gallegos vive fuera

La cifra volvió a crecer en 5.000 este año. Son más de medio millón, pero solo el 30 % nacieron en territorio nacional

Gallegos por el mundo Gallegos por el mundo

a coruña / la voz

No fallan en ningún rincón del globo terráqueo. Hasta en nuestras antípodas, en Nueva Zelanda, se escuchan nombres tan autóctonos como el de Brais, un vecino de Santiago de Compostela de 32 años, de apellidos Rodríguez Goyanes, que lleva cerca de una década trabajando allí. En todos los países con más de 1.000 españoles residentes vive un gallego. De hecho, uno de cada cinco nacionales de la diáspora, 2.482.808 en total, es de nuestra comunidad. El último padrón de españoles residentes en el extranjero, el PERE del 2018, revela que más de medio millón de personas que tienen a Galicia como lugar de origen hacen su vida fuera de nuestras fronteras. Para ser exactos, 516.489 gallegos.

Más que en el 2017

La cantidad crece respecto al año pasado. Son 5.000 más que en el 2017. Si en Galicia hay 2.708.339 personas censadas, esto quiere decir que uno de cada seis ciudadanos gallegos residen en el extranjero. Si a esta cantidad sumáramos los que viven en territorio nacional pero fuera de la comunidad, la proporción probablemente sería la de uno de cada cinco.

América: la quinta provincia

La mayoría los encontramos al otro lado el Atlántico. 402.749 de los 516.489 censados en el PERE viven en las tierras descubiertas por Colón, con Argentina a la cabeza. Allí habitan 175.906. El otro continente más repoblado de gallegos es Europa, con 109.399 en total. La mayoría de ellos, 73.616, en edad de trabajar. Con 41.114 gallegos, Suiza lidera esta lista. Oceanía tiene 1.967, casi todos en Australia. Le sigue Asia, con 1.379. Y, por último, África, con 995.

Exóticos frente a clásicos

El Instituto Nacional de Estadística, el encargado de recopilar los datos, solo ofrece información pormenorizada de los ciudadanos españoles por comunidades cuando en el lugar de destino se supera el número de mil residentes nacionales censados en el PERE.

Así, sabemos al detalle cuántos gallegos viven en 20 estados europeos y cuáles son estos. También, la cantidad redonda de los que encontraron cobijo en 21 de los estados de América, en 12 de Asia, en cuatro de África y en dos de Oceanía. Sin embargo, los países de destino por los que hicieron las maletas son muchos más. La mayor dispersión se registra en tierras africanas. En el continente del que nos separa un estrecho viven casi mil gallegos en Guinea Ecuatorial, Marruecos, Senegal y Sudáfrica. Son los cuatro estados con más de mil residentes españoles. Sin embargo, repartidos por otros países de África hay 507 gallegos. El INE no especifica en qué lugares.

En América están más agrupados. Fuera de la lista de las veinte repúblicas, más la monarquía de Canadá, con un mínimo de mil residentes españoles, solo viven 41 gallegos en un continente constituido por 35 países. Muchos de ellos, principalmente en el Caribe, microestados. En nuestro continente sucede algo parecido. Al margen de las principales potencias europeas viven 607 gallegos de los más de cien mil que hay en Europa.

En Asia, en los países con menos de mil españoles, hay 249 gallegos censados. Una de ellas es la diseñadora compostelana Verónica Ouro, que trabaja para una firma de moda infantil en Kuwait desde el 2016. Otro, el chantadino Héctor Souto, preparador físico de la selección absoluta de fútbol sala de Vietnam.

Nacidos en Galicia

De ese más de medio millón de gallegos que viven fuera, solo 154.312 vinieron al mundo en Galicia o en otra parte de España. Por lo tanto, solo un 30 % son nacidos en territorio nacional. El resto, se presupone, son descendientes, en su mayoría hijos y nietos, de los primeros gallegos emigrados de sus familias. Eso sí, con nacionalidad española todos. La diferencia entre nacidos y no nacidos en Galicia varía mucho según el continente. Sobresale América. Al otro lado del charco, desde el hemisferio sur al norte, residen 402.749 gallegos. De ellos, solo 94.480 fueron alumbrados en nuestro país. Es decir, apenas el 10 % o uno de cada diez.

El caso de Cuba

Este desequilibrio llama especialmente la atención en la isla caribeña. De los 42.116 ciudadanos españoles de origen gallego que viven en Cuba, solo 420 nacieron en territorio nacional. Son menos del 1 % del total. La asimetría entre nacidos y no nacidos también es palpable en regiones más exóticas para nuestras latitudes. Solo que aquí la relación es a la inversa. En Australia, 1.120 de los 1.886 gallegos que habitan allí son originarios de Galicia. En Arabia Saudí, 92 de los 111, en Catar, 48 de los 69, y en Guinea Ecuatorial, 49 de los 59 gallegos vecinos de la república centroafricana. En el conjunto de Europa son algo más de la mitad, 57.293 de los 109.399 totales.

Por provincias

Entre los emigrados, no se rompe el equilibrio de la población de sus provincias de partida. Por este orden, hay 179.524 coruñeses en el exterior, 150.674 pontevedreses, 113.691 ourensanos y 72.610 lucenses. La diáspora también se hace mayor. 152.275 de estos gallegos tienen más de 65 años. 53.193 son menores de 16 y 311.021 están en edad de trabajar.

Allí donde ser emigrante es la excepción

olga suárez
El ferrolano José Ignacio Ruano en la playa de Biavide, de Guinea Ecuatorial, junto a su «familia» africana
El ferrolano José Ignacio Ruano en la playa de Biavide, de Guinea Ecuatorial, junto a su «familia» africana

Hay morriña más allá de Argentina o Suiza. Países diminutos o exóticos tienen a gallegos entre sus vecinos

Argentina, Venezuela, Estados Unidos, Suiza, Reino Unido... Sí, territorios a los que ha llegado la emigración desde un rincón del noroeste peninsular. Pero también Emiratos Árabes, Grecia, Japón, Rusia, Sudáfrica o Guinea Ecuatorial acogen a ciudadanos gallegos que, por un motivo u otro, han acabado dejando su tierra.

Porque al final hay pocos lugares en el mundo donde la emigración gallega no haya llegado, aunque son muchos los destinos en los que el número de emigrantes apenas superan las tres cifras. Sus historias guardan peculiaridades y características en las que, solo por el hecho de estar en lugares tan remotos, merece la pena reparar. Estas son algunas de ellas, con nombre y apellidos.

Seguir leyendo

Votación
17 votos
Comentarios

Uno de cada seis gallegos vive fuera