Portazo del Gobierno al PSdeG

Domingos Sampedro
Domingos Sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

XOAN CARLOS GIL

Gonzalo Caballero sufre el primer gran revés en su intento de situar algún peón en la Administración

17 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Si algo tuvo Pedro Sánchez tras triunfar su moción de censura son las manos libres para formar Gobierno, y todo indica que el armazón lo tenía pensado desde hace tiempo. Decidió en libertad, sin cuotas territoriales ni cesiones de ningún tipo a los barones del partido. Eso quedaba reservado, como fueron advirtiendo desde Ferraz, para los niveles inferiores y, sobre todo, los delegados en cada comunidad y la estructura periférica del Estado.

Así que cuando Pedro Sánchez dio a conocer su plantel ministerial con 17 miembros, tantos como autonomías, en el PSdeG no hubo ningún disgusto por no lograr colocar alguna pieza en el nuevo Ejecutivo. Al contrario. Entre los fieles a Gonzalo Caballero, incluso se respiró con alivio al ver que la diputada Pilar Cancela, ministrable en varias quinielas, no accedía finalmente a una cartera, pues entendía que eso reforzaría al secretario xeral gallego como único referente. Al fin y al cabo, con Galicia se salvó la papeleta en tanto que la nueva responsable de Economía, Nadia Calviño, estaba en condiciones de acreditar con su DNI que había nacido en A Coruña, aunque no tenga vinculación alguna con el PSdeG. Como tampoco la tienen otros cargos de origen galaico nombrados en el segundo nivel de Gobierno ­-Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro, o Alicia Villauriz, secretaria general de Pesca-, que son altos funcionarios del Estado que colaboraron con otros gobiernos del PSOE, pero también con los del PP.

Desde el PSdeG se renunció a promover perfiles cualificados para los diferentes niveles del Ejecutivo y los esfuerzos de Caballero se dirigieron a intentar colocar a dos de sus peones -Pablo Arangüena o Lola Villarino, o ambos- en los dos únicos puestos gallegos que pasan por el Consejo de Ministros: el delegado del Gobierno y el Consorcio Zona Franca de Vigo.