«Estamos muy mal, tener al asesino de tu hija tan cerca es muy duro»

Diana López-Pinel y Valeria Quer se acercaron al puente de San Antonio de A Pobra para intentar ver al Chicle

La madre y la hermana de Diana se abrazan después de que no les dejasen acercarse al Chicle
La madre y la hermana de Diana se abrazan después de que no les dejasen acercarse al Chicle

Ribeira / La Voz

No se sabía muy bien qué depararía la reconstrucción de la noche en la que desapareció Diana y si serviría para arrojar luz sobre las razones que llevaron al Chicle a acabar con su vida, pero algo con lo que nadie contaba era con que la madre y la hermana de la joven, Diana López-Pinel y Valeria Quer, irrumpirían en A Pobra para tratar de ser testigos directos del desarrollo de la prueba e intentar ver al Chicle.

Hacía algo más de una hora que había comenzado la reconstrucción en la zona de As Xunqueiras cuando Diana y Valeria llegaron inesperadamente y visiblemente afectadas al puente de San Antonio. Se dirigieron a los guardias civiles que mantenían el perímetro de seguridad para que nadie se acercase al lugar donde estaban el acusado y la comitiva judicial, y más tarde a los responsables de la investigación. Su intención era estar presentes en la reconstrucción y ver al autor de la muerte de Diana Quer, pero no se lo permitieron.

Después de unos minutos en los que madre e hija permanecieron abrazadas mirando cómo se desarrollaba la reconstrucción a unos 400 o 500 metros de distancia, abandonaron el lugar. Diana López-Pinel no pudo contener las lágrimas y se le quebró la voz cuando le preguntaron cómo estaba: «Muy mal», acertó a decir con el rostro desencajado, para a continuación añadir: «Tener al asesino de tu hija tan cerca es muy duro».

«No podemos acercarnos porque están con la investigación y no podemos intervenir»

Pese a la dolorosa situación, la madre de Diana Quer se mostró comprensiva con las razones por las que les impidieron el paso al escenario de la reconstrucción: «No podemos acercarnos porque están con la investigación y no podemos intervenir». Luego, emprendieron el camino de regreso a su casa de veraneo, que se encuentra a unos metros del puente de San Antonio, el punto más próximo al lugar de los hechos al que estaba permitido el acceso. Ya por la tarde, se las pudo ver por A Pobra intentando recuperar la normalidad en una jornada muy intensa para ellas.

Más expectación

Para llevar a cabo la reconstrucción de los hechos se desplegó un amplio dispositivo de seguridad, sobre en todo en A Pobra, donde la presencia de Guardia Civil era más que visible desde primera hora de la mañana en las inmediaciones del paseo marítimo de O Areal. Cuando la comitiva judicial llegó a la villa pobrense, se había establecido un amplio perímetro y el tráfico permanecía cortado.

Aunque el operativo despertó expectación en la villa, a la zona donde se concentró la actividad apenas se acercaron vecinos, y solo a algunos que paseaban por la zona los obligaron a desviar su recorrido y a dar un rodeo para evitar que se acercasen demasiado al lugar en el que se encontraba el Chicle contando su versión de la noche del crimen.

Había familiares del Chicle

Hubo más gente en las inmediaciones de la nave de Asados, donde se estableció un cordón policial menos amplio. Aunque desde donde se encontraban los curiosos, la mayoría vecinos de la zona, pero también personas llegadas incluso desde municipios de fuera de Barbanza, no podían ver nada de lo que ocurría en el interior de la antigua fábrica, muchos permanecieron en el lugar hasta que a las tres de la tarde la comitiva judicial abandonó el lugar. Entre las personas que se acercaron a las proximidades de la nave rianxeira había algunos familiares del Chicle, aunque se mantuvieron a una distancia prudencial.

El abogado de la familia de Diana concluye que hay «múltiples contradicciones»

M. G.

Cuando a las diez de la mañana llegaba al juzgado de Ribeira, el abogado de los padres de Diana Quer, Ricardo Pérez Lama, recalcaba que la diligencia que iba a practicarse era muy importante, pero se mostraba cauto ante las expectativas que tenían puestas en su desarrollo a la espera de comprobar si José Enrique Abuín estaba o no dispuesto a colaborar. Seis horas y media más tarde, cuando el Chicle ya estaba camino de la cárcel de A Lama, aseguraba que no dan credibilidad a la reconstrucción realizada: «Las vueltas turísticas están muy bien, pero realmente no coinciden, desde nuestro punto de vista, con la realidad».

Pérez Lama confirmó que el asesino confeso de Diana Quer había mantenido la misma versión que en su declaración ante el juez, pero «para nosotros hay múltiples contradicciones que, en consecuencia, revelan que no está diciendo la verdad». En cuanto a la cooperación mostrada por el Chicle durante el desarrollo de la reconstrucción de hechos, en la que tanto el instructor como las partes formularon preguntas, señaló que «la colaboración es siempre a su favor».

Más documentación

Sobre la relevancia de la prueba practicada ayer, el abogado de los padres de la joven madrileña señalaba antes del inicio que era importante porque permitiría contraponer el testimonio del acusado con declaraciones anteriores y detectar posibles contradicciones; una vez finalizada, concluía que de ese contraste, a la espera de analizar más documentación que todavía está pendiente, «lo que se revela es que ha mentido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Estamos muy mal, tener al asesino de tu hija tan cerca es muy duro»