Quinteiro da su caso por cerrado sin asumir la dimisión que pide En Marea

La diputada de Podemos recibe el apoyo del partido morado para seguir en el cargo


santiago / la voz

La diputada Paula Quinteiro reapareció ayer en el Parlamento para ofrecer una rueda de prensa, tres meses después de conocerse el incidente que mantuvo con la Policía Local de Santiago cuando intentaba esclarecer un acto vandálico, pero no para anunciar la dimisión que le reclaman el 85 % de los inscritos en En Marea en una consulta interna, sino que lo hizo para dar por cerrado su caso y exhibir su fortaleza flanqueada por la secretaria general de Podemos Galicia, Carmen Santos, que incluso llegó a abroncar a los periodistas por preguntar por la crisis interna de En Marea y la atípica situación en la que se halla Quinteiro.

La última vez que la diputada anticapitalista de Podemos dio la cara fue tras conocerse que las bases de En Marea, grupo parlamentario al que está adscrita, le pidieron que renunciara al escaño por entender que vulneró el código ético de la organización al hacer un uso indebido de su condición de diputada durante el incidente que mantuvo con la policía.

Ella misma dio ayer por «pechado» este asunto, aunque, a preguntas de los periodistas, evitó declararse ganadora del pulso que libró con el portavoz de su grupo, Luís Villares, la coordinadora de En Marea y las bases del partido rupturista, que exigieron su renuncia. «Non cómpre falar neses termos», insistió Quinteiro, dejando claro que no ve ganadores ni vencidos en su caso, y que hay una coincidencia en dar el asunto por zanjado.

Desde que estalló el caso Quinteiro cayó el Gobierno del PP, con Mariano Rajoy al frente, y un ministro del nuevo Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez. Pero la diputada anticapitalista, a la que le mostraron la puerta en el partido que le permitió acceso a un escaño, no solo aguanta en su puesto, sino que dijo sentirse «integrada» y «respaldada pola maioría» de su grupo parlamentario para seguir desarrollando su trabajo con normalidad.

Es más, su papel en la Cámara gallega fue reforzado, pues Quinteiro se encargará de cubrir algunos huecos dejados por Juan Merlo tras dimitir por declarar una titulación universitaria de la que carecía, como es la representación en la Comisión de Pesca, donde compartirá escaño con Carmen Santos.

Las dos, Santos y Quinteiro, representantes del sector oficial y crítico de Podemos Galicia, hicieron ayer un ejercicio para escenificar unidad interna en el partido morado frente a la descomposición interna de En Marea. En el transcurso de la rueda de prensa, convocada para presentar iniciativas parlamentarios sobre la mina de Touro, Carmen Santos reprendió a los medios de comunicación por hacerle preguntas sobre Quinteiro o cuestiones orgánicas. Le llamó la atención que no se le preguntara, dijo Santos, por la «mordaza» que, en su opinión, intenta ponerles Miguel Santalices, el presidente de la Cámara. Su intento de orientar las preguntas cayó en saco roto y acabó diciendo: «Creo que o xornalismo ten límites».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Quinteiro da su caso por cerrado sin asumir la dimisión que pide En Marea