PSOE y BNG ven reticente a la Xunta para aceptar cambios en la política contraincendios

Denuncian que la ponencia parlamentaria sobre política forestal está paralizada y que los concellos no recibieron aún un euro para limpiar las franjas de seguridad

Ana Pontón, en el Parlamento
Ana Pontón, en el Parlamento

Santiago / La Voz

Los grupos parlamentarios del PSdeG-PSOE y el BNG coincidieron en denunciar este lunes las «reticencias» que está mostrando el Gobierno gallego para asumir los cambios en la política forestal y de prevención de incendios antes del inicio de la período de mayor riesgo de fuegos forestales.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, y el portavoz del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, valoraron en sendas comparecencias de prensa la «relaxación», dijo Pontón, que está demostrando la Xunta para hacer las correcciones necesarias en el dispositivo de prevención e extinción, que fueron abordadas durante las comparecencias sustanciadas en la comisión de estudio sobre política forestal creada en el Parlamento y que todavía está pendiente de emitir un dictamen de conclusiones.

Socialistas y nacionalistas reprobaron que la Xunta traslade la patata caliente a los concellos asfixiados financieramente, fijándole plazos para la limpieza de las franjas de seguridad, cuando «a día de hoxe», señaló Pontón, «non teñen un só euro da Xunta» para realizar estos trabajos.

Leiceaga aludió también al retraso que está sufriendo la ponencia sobre incendios del Parlamento, que dejó pasar todo el mes de mayo sin reunirse. «A responsabilidade de que isto sexa así é do PP, que ten a maioría na comisión para impoñer os ritmo», puntualizó el portavoz socialista, que insistió en que este retraso podía ser «un síntoma das reticencias a aceptar cambios nas políticas», algo que, advirtió, su grupo no va a asumir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

PSOE y BNG ven reticente a la Xunta para aceptar cambios en la política contraincendios