Los apoyos puntuales a los gobiernos se quedan sin premio

La oposición no gana representación a pesar de haber facilitado la labor municipal a alcaldes sin mayoría

.

santiago / la voz

Los gallegos que viven en las ciudades decidieron en el 2015 que únicamente el alcalde vigués gobernara con la tranquilidad que da una amplia mayoría absoluta. El resto de los regidores optaron o se vieron obligados a elegir la vía de la negociación y los acuerdos puntuales para sacar adelante las cuestiones ordinarias y los presupuestos. Hay una excepción, Ferrol, que arrancó el mandato con un bipartito que saltó por los aires tras un año de fricciones. De ese efímero matrimonio político salieron escaldados los socialistas, inmersos en disputas internas que ahora pagan con un descenso de casi dos puntos en la intención de voto.

Esa pérdida de respaldo es similar a la que sufre Lugonovo, que junto al BNG fueron las muletas que le dieron cierto margen de maniobra -escaso- a la socialista Lara Méndez. El Bloque, en cambio, parece haber gestionado con más inteligencia esa situación y no acusa el desgaste.

En A Coruña, Ferreiro tuvo que lidiar con una moción de confianza, pero en términos generales sacó adelante los temas más espinosos con el apoyo de los nacionalistas, que se resienten mínimamente; y del PSOE, que avanza un punto y medio, sin que le sirva para ganar concejales. Y lo mismo sucede en Santiago, donde ambos partidos avanzan desde la oposición -2,5 puntos los socialistas y 1,5 los nacionalistas- pero tampoco les llega para pasar de los cuatro y dos ediles que tienen en estos momentos.

El apoyo del Bloque en Compostela a Noriega está muy relacionado con el que le brinda la Marea de Pontevedra a Lores, que necesita al menos un voto más en los plenos para sacar adelante las propuestas. Siempre lo consiguió sin mayores problemas, y sin embargo la marea se desinfla, aunque mantiene sus dos ediles con holgura.

En Ourense la película es muy distinta. Xesús Vázquez (PP) se quedó lejos de la mayoría, pero no se puede hablar de un apoyo sostenido en el tiempo ni por parte de Democracia Ourensana ni por los socialistas, que son los que podrían darle alas al regidor popular. Y como no ha sido así, el concello se ha convertido en uno de los que más tiempo han acumulado sin cuentas aprobadas en España.

La encuesta solo permite una nueva combinación, con PP y Ciudadanos unidos en FerrolA la espera de que algún candidato sorprenda y pueda dar un golpe a las encuestas, el panorama que se avecina para el 2019 es extremadamente similar, y de momento solo hay una plaza en la que se puedan intuir nuevas alianzas puntuales o más sólidas. La encuesta de Sondaxe permite en Ferrol la primera combinación urbana entre el PP y Ciudadanos para articular una mayoría, pero de momento ahí se quedaría la cosa, porque en A Coruña, Santiago y Ourense la suma de ambas fuerzas todavía están muy lejos de ser una alternativa al bloque de izquierdas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los apoyos puntuales a los gobiernos se quedan sin premio