Galicia, tierra de jubilados

El 75% de los concellos gallegos cuenta con más personas mayores de 65 años que menores de 30

En el concello de Parada de Sil hay un monasterio que lleva más de mil años mirando al cañón, viticultura heroica y solo ocho niños con menos de 10 años. La mitad del pueblo pasa de los 65 y lleva desde 2015 sin celebrar un bautizo. El municipio ourensano forma parte de los 233 ayuntamientos gallegos con más personas en edad de jubilación que menores de 30 años, según datos del Instituto Galego de Estatística.

La cifra supone una muesca más a los demoledores registros demográficos de la comunidad, que este año podría bajar de los 2,7 millones de habitantes. Son ya 30 años en los que el número de defunciones supera al de nacimientos, dejando una pérdida natural de 100.000 personas en estas tres décadas. Es perder tantos habitantes como tiene la ciudad de Santiago de Compostela. 

En total son 11 los municipios donde al menos el 50 % de su censo cumplió ya los 65. Todos se encuentran en la provincia de Ourense que, junto al interior de Lugo, configura un mapa donde lo más común es ser jubilado. No en vano, las medias de edad más altas están también en estos concellos. El municipio más viejo de Galicia es San Xoán de Río (Ourense), seguido por Parada de Sil, con 62 y 61,8 años, respectivamente.  

El panorama en la provincia deja algunas excepciones. Es el caso de concellos como Allariz, Verín y O Barco de Valdeorras, además de la capital y su área metropolitana. Lo mismo en Lugo, donde solo los concellos de A Mariña logran salirse de la fotografía de una provincia muy envejecida.

La costa atlántica y la franja que separa las ciudades de A Coruña y Vigo son más jóvenes que el resto de la comunidad. Ames es un verso libre al común denominador de la demografía gallega. Mientras que el censo de Galicia pierde habitantes de forma constante desde los años ochenta, el concello colindante a Santiago ha crecido exponencialmente, registrando hoy 21.000 personas más que en 1986. Es el único de los 313 ayuntamientos donde la edad media está por debajo de los 40 años. Un tercio son menores de 30, mientras que solo el 11,3 % supera los 65. 

La radiografía en las grandes ciudades gallegas es bastante similar. En todas, salvo Ferrol, el porcentaje de menores de 30 años supera el 25 % y el de jubilados se encuentra por debajo del 24 %. La más joven es Pontevedra, seguida por Vigo y Lugo.

Las estimaciones del IGE para Galicia proyectan una pérdida de 230.722 habitantes en los próximos 13 años, más del doble que en las últimas dos décadas. La pirámide demográfica va ensanchándose en la parte superior, la zona correspondiente a las personas de mayor edad. Según un estudio reciente del IGE, más del 33% de los gallegos serán jubilados en 2031 frente al 24,3% de la actualidad.

El enorme peso demográfico de los mayores de 65 años conlleva importantes consecuencias para el bolsillo de los gallegos. Galicia dedicará 3.861 millones de euros en 2018 al Sergas, que contará así con el mayor presupuesto de su historia. El sobrecoste por envejecimiento es de un 10 % más, según los cálculos de la Consellería de Facenda. El mismo estudio del departamento cifraba en 1.709 millones de euros el gasto sanitario para los mayores de 65.

 Más allá del cheque bebé

Uno de los mayores esfuerzos de la Xunta por paliar la sangría demográfica se ha concentrado en la Tarxeta Benvida -popularmente conocida como cheque bebé- con una ayuda mensual de 100 euros durante el primer año del bebé. A nivel municipal, Neda (A Coruña) anunció este mes de mayo una subvención a la natalidad de 300 euros al mes. 

En un estadio más avanzado vive Japón, donde el gobierno de Shinzo Abe lleva desde 2012 debatiendo sobre el futuro del país con la edad media más avanzada del mundo. La previsión allí es que 1.000 localidades se queden vacías en los próximos treinta años, además de un descenso espectacular en la población, pasando de los más de 127 millones actuales a algo menos de 90 en 2050.

Japón, acostumbrado a un hermetismo secular, empieza a comprender que la principal solución a su crisis está en las inmigraciones a gran escala. En estos momentos, solo el 2 % de su población nació en otro país, un porcentaje muy inferior al de cualquier país con un nivel de desarrollo similar. El primer gran movimiento de Abe se produjo en febrero de este año, con la decisión de revisar los visados concedidos a trabajadores cualificados.

Ya en Europa, aunque en una región con una densidad de población mucho más dispersa, Galicia tiene un espejo al que mirarse en el norte de Escocia. El país británico quiso atajar la pérdida de habitantes con la creación de una agencia, la Highlands and Islands Enterprise (HIE). En medio siglo de trabajo, el gobierno escocés logró recuperar los censos de hace 30 años. La previsión es que, para 2037, las Highlands ganen más de 10.000 personas.

El foco en España se ha puesto en la denominada 'Laponia Española', una región que abarca las provincias de Soria, Guadalajara, Teruel, Cuenca y el interior de Valencia. El secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, anunció este mes que el Gobierno presentará en junio la estrategia para combatir la despoblación. «Quien diga que no se ha avanzado está mintiendo o faltando a la verdad, o está haciendo política», aseguró.

«Invierno demográfico sin precedentes» en la Unión Europea

Efe

El Instituto de Política Familiar alerta del «desplome» de matrimonios y nacimientos y llama a tomar medidas «urgentes» de protección a la familia y en favor de la natalidad

El Instituto de Política Familiar (IPF) alertó hoy del «desplome» de matrimonios y nacimientos en la Unión Europea que está provocando un «invierno demográfico sin precedentes» y llamó a tomar medidas «urgentes» de protección a la familia y en favor de la natalidad.

Coincidiendo con el Día Internacional de la Familia, el organismo civil independiente presentó en el Parlamento Europeo, a través de la vicepresidenta de la Federación Internacional del IPF, Lola Velarde, el Informe de Evolución de la Familia en Europa 2018.

El estudio señala que en la Europa actual hay 1,3 millones de matrimonios menos que en 1975, lo que representa una pérdida del 37 % a pesar de que la población total ha aumentado en 60 millones en los últimos cuarenta años.

Seguir leyendo

Votación
21 votos
Comentarios

Galicia, tierra de jubilados