Rafael Sánchez Bargiela: «Solo hice el Camino una vez»

El gerente de la S.A. Xacobeo sabe muchísimo de la ruta hasta Santiago, pero la Compostela la tiene por los pelos

.

Rafael Sánchez Bargiela (Tui, 1961) sonríe mucho, pero tiene algo más que buen talante. De hecho, tiene pinta de ser el tipo que te da una mala noticia convenciéndote de que es lo mejor para ti. Del Camino y lo que le rodea sabe muchísimo, pero la Compostela la tiene por los pelos.

-¿Cómo está el Camino, ya está petado?

-El Camino está muy bien, creciendo y progresando. Ayer [por el martes] recibimos más de novecientos peregrinos. Aunque nuestro reto es que crezca en calidad y satisfacción de los peregrinos. En cuestión de números seguimos creciendo, también en internacionales. Pero, insisto, queremos convertir a todos los que inician la experiencia en peregrinos, porque así serán ellos los prescriptores del Camino.

-A veces, en algunos puntos, se ven auténticas hordas de caminantes, una imagen muy alejada de esa otra bucólica de soledad e introspección.

-Esa problemática se da en ámbitos territoriales y temporales muy concretos. Decir que el Camino está masificado es una injusticia. Hay muchas rutas donde esa imagen del caminante solitario es posible y existe. Y luego hay algo muy interesante: hay peregrinos que están encantados de que haya muchos. Los flujos son una percepción individual. Pero estamos intentando redistribuirlos.

-¿Cuántas veces lo ha hecho usted?

-Por desgracia, solo una vez. Lo hice en el 2004, el Camino portugués. Ahora estaría encantado de que me dieran un mes para hacerlo desde Roncesvalles. Quedaría encantado, je, je.

-Este año vuelve la música.

-Bueno, no es algo que yo lleve directamente, ya sabe que hay una comisaria nombrada para el Xacobeo 21. Pero es verdad que se ha organizado el festival O son do Camiño. Creo que es un elemento promocional muy interesante.

-Yo intenté sacar entradas y me quedé sin ellas.

-En mi casa pasó algo parecido, sí.

-Pero, en su casa, al final tendrán entrada, ¿no?

-Bueno, esperemos, esperemos, je, je.

-También se dice que en el Camino se liga mucho.

-Mmm... supongo que sí. Nosotros presentaremos un estudio el lunes y el intercambio cultural es uno de los valores que destacan los peregrinos. Seguro que ahí también se incluyen esas relaciones interpersonales. El Camino es un lugar de encuentro.

-Y esa mística del Camino... ¿la tiene estudiada?

-Cuanto más conozco el Camino creo que esa dimensión espiritual es más importante. Es una de sus singularidades y uno de sus valores más notables. Y debemos trabajar en no banalizar el Camino.

-¿Qué ha dejado todo este peregrinaje en el carácter de los gallegos?

-Somos gente reservada, pero bastante acogedora; sabemos compartir. Eso es una influencia del Camino. Y nos ha conectado culturalmente con Europa.

-¿Y a usted, con qué le gusta entretenerse?

-A mí me gusta buscar y rebuscar cosas históricas, leer, investigar en elementos de nuestro pasado, aunque últimamente casi no lo hago. También me gusta caminar, otra actividad que casi no hago. Tengo una vida muy sedentaria.

-Siendo de Tui, sabrá cocinar una lamprea.

-Uf, la lamprea es algo muy complicado. Hago algunas cosas en la cocina, pero no soy un cocinillas. Dicen que me salen bien las tortillas y algunos asados.

-Autodefínase en pocas palabras.

-Soy un padre de familia numerosa [tiene 5 hijos], entusiasmado con los temas del Camino, bastante casero y muy aficionado a estar con los amigos.

-Celta o Dépor.

-Celta, claro. Pero lamento el descenso del Dépor.

-¿A quién le prescribiría una experiencia xacobea: a Trump, a la Merkel, a Rajoy o a Putin?

-Yo creo que a los cuatro les vendría bien. De vez en cuando conviene dejar de pisar moqueta y bajar a la tierra del Camino.

-¿Tiene una vocación que le hubiera gustado desarrollar?

-Estoy muy agradecido a estar donde estoy. Como casi todos los que estudiamos Historia, quería ser profesor. En su momento lo intenté, me presenté a las oposiciones, pero las suspendí.

-¿Quién diría que es el personaje clave en la Historia de Galicia?

-Uno muy importante fue Xelmírez, por el papel político que jugó y por la apertura de Galicia hacia Europa que promovió.

-Diga una canción.

-No soy muy musical, pero últimamente estoy recuperando viejos discos de aquellos de la canción protesta. Digamos que Aí vén o maio, de Luis Emilio Batallán. Yo no tengo oído, tengo oreja, je, je.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-El equilibrio. Estar en paz contigo y lo que te rodea.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
3 votos
Comentarios

Rafael Sánchez Bargiela: «Solo hice el Camino una vez»