Cárcel para un hombre de Gondomar por pegar a su hija de 12 años para obligarla a trabajar

e. v. pita VIGO / LA VOZ

GALICIA

Deberá estar alejado 13 años de la menor, a la que amenazaba y sometía a castigos y vejaciones si hacía mal sus tareas en el campo

22 may 2018 . Actualizado a las 23:14 h.

Un vecino de Gondomar aceptó ayer una condena de seis meses de cárcel (que no tendrá que cumplir) por infligir continuos menosprecios, humillaciones y maltratos casi a diario a su hija de 12 años, a la que obligaba a trabajar en tareas del campo, como cortar leña, alzar postes de luz con una grúa o colocarlos en una cuadra, regar la finca o ayudar en el hogar. Si la pequeña hacía alguna faena mal o era superior a sus fuerzas y complexión, su padre se enfadaba y la castigaba con patadas, puñetazos, amenazas de muerte e insultos. Incluso llegó a golpearla con una azada en la espalda. La niña, que a veces faltó al colegio, denunció todo su calvario a los 14 años. Su hermana mayor la defendió y la acogió en casa. La vista por conformidad se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo. El acusado reconoció el maltrato habitual y, además de cárcel, aceptó 180 días de trabajos en beneficio de la comunidad, asistir a un programa reeducativo y estar alejado de su hija durante 13 años .