La normalidad se impone en los juzgados

La mayoría de los funcionarios se incorporaron ayer a sus puestos de trabajo y retomaron la actividad


Vigo, Ourense / La voz

La normalidad se impuso ayer en los juzgados gallegos. Salvo contadas excepciones, la mayoría de los funcionarios retomaron sus quehaceres tras tres meses de huelga indefinida. Aunque harán falta semanas para dar salida al trabajo acumulado, la maquinaria de la Justicia gallega retoma poco a poco su actividad. Este ha sido el ambiente en los tribunales gallegos.

Vigo

Ajetreo en la ciudad olívica. En apenas una semana, los dos edificios fantasma patrullados por el piquete de las camisetas azules volvieron a recuperar la actividad diaria, con los pasillos repletos de abogados y clientes. Si el lunes ya se notaba movimiento, ayer había total normalidad aunque faltaba algún personal. La mayoría de los 370 funcionarios de Xustiza de Vigo volvieron ayer al trabajo sin celebraciones y sin esperar a que los sindicatos suspendieran oficialmente la huelga indefinida. Después de tres meses de paro laboral, había caras largas y nadie autorizó una fotografía de funcionarios sentados a la mesa para evitar que la Xunta tuviese su imagen simbólica del regreso al trabajo. Entre los sindicalistas había sensación de malestar porque el posible acuerdo no les parece muy justo: «Quiero tener la misma posición que nuestro presidente de la Xunta respecto al salario por comunidades para que nunca volvamos a pasar por una huelga que afecta al pilar básico de un Estado de derecho», dijo ayer la sindicalista Mercedes Vázquez. Ella fue una de las más afectadas por la pérdida salarial, porque la Xunta no puso servicios mínimos en la Oficina de Atención a las Víctimas, donde trabaja. Estuvo dos meses cerrada hasta que algunas empleadas, asfixiadas por la sangría económica que sufrían, volvieron a abrirla en días alternos.

Quedan algunos empleados por reincorporarse, pero lo harán hoy mismo o mañana. Numerosos juzgados ya han recuperado su plantilla completa y celebraron los primeros juicios porque volvieron los auxilios, el cuerpo clave que paralizó la Justicia.

«Hoy [por ayer] se reincorporó todo el mundo, el trabajo fue normal, nos llegaron procedimientos de instrucción y salvamos todos los juicios que nos fue posible, porque alguna gente no estaba citada», indicó un letrado judicial de lo penal. Calcula que, a partir de junio, los juicios se celebrarán al ritmo habitual.

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Vigo, Manuel Pereira, tuvo su sala cerrada hasta el último día de huelga, como casi todas las de lo civil. No tenía trabajo pendiente. La puerta de su tribunal volvía ayer a estar abierta. «Ya ha habido reincorporaciones, supongo que esta semana ya estaremos todos» , indicó.

El Registro Civil también ha despachado con cierta normalidad. La Audiencia Provincial ha colocado varias vistas de conformidad para hoy y mañana y los juzgados de lo contencioso-administrativo celebraron sus primeros juicios.

«Creo que es precipitado hablar del fin de la huelga. Esto ocurrirá cuando se produzca un acuerdo justo y se desconvoque. Pero espero que sea cuanto antes, y que la Justicia sea verdaderamente el pilar de nuestro Estado de derecho y no una teja rota como ha demostrado la Xunta por su irresponsabilidad», indicó la sindicalista de Alternativas na Xustiza-CUT, Mercedes Vázquez. Una procuradora habitual de los tribunales no las tenía ayer consigo e indicaba que no notan «mucho movimiento, porque sigue habiendo pocas notificaciones». Le impresionó que en el Registro Civil hubiese una cola de medio centenar de ciudadanos.

A Coruña

A pleno rendimiento. Las sedes judiciales coruñesas, donde menos se respaldó la huelga durante los tres meses que duró, funcionan ya a pleno rendimiento. Pese a todo, los carteles reivindicativos de los sindicatos continuaban ayer pegados a las paredes de los edificios. Lo curioso es que desaparecieron aquellos que se habían colgado semanas atrás exigiendo a los sindicatos el fin de la huelga. El paro ha provocado una profunda división entre el funcionariado.

Ourense

Solo tres funcionarios en huelga. En Ourense, la jornada del martes se cerró con tres funcionarios en huelga, muy lejos de los porcentajes de participación del 85 %. Uno, en la capital; los otros dos, en la provincia, en el camino para la desaparición de las camisetas azules. Algunos juzgados llevan ya varios días funcionando con relativa normalidad, una situación que también resultaba evidente en el Registro Civil, sin las malas caras y los disgustos que mostraban los usuarios que no veían atendidas sus peticiones o que sufrían retrasos en gestiones que se resuelven con notable agilidad. Entre los procuradores se percibía ayer la sensación de haber recuperado actividad por encima del 80 % de lo que es habitual. El juez decano, Leonardo Álvarez, considera difícil hacer una estimación del tiempo que será necesario para recuperar el ritmo. Hay mesas que están al día y otras en las que se acumula el trabajo. En el Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense, del que es titular el decano, hubo funcionarios que estuvieron de huelga las tres primeras semanas, hubo quien estuvo mes y medio, dos personas se reincorporaron la semana pasada y ayer lo hicieron las tres que faltaban.

En Lugo

Unos se incorporaron, otros se mantienen a la espera. Ayer fue una jornada de transición. El personal en huelga aún no tenía muy claro cuál era la situación. Algunos se incorporaron al trabajo, y otros se mantenían a la espera de ver lo que ocurría y de la interpretación que se hace de la interrupción de la huelga. En la Audiencia estaba fijado un juicio en el que hubo conformidad; el de lo Penal número 1 celebró las vistas programadas. En todo caso, el ambiente en el edificio de los juzgados fue muy similar al vivido durante los días de la huelga.

Con información de A. Mahía y E. G. Souto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La normalidad se impone en los juzgados