¿Y si la Tierra girase de otra forma?

Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Meteorología alemán ha realizado una simulación modificando el giro de la Tierra y el resultado ha sido espectacular

¿Qué es el efecto Coriolis? La rotación del planeta tiene grandes refectos en el clima mundial

REDACCIÓN / LA VOZ

La rotación de la Tierra tiene grandes consecuencias en el clima global. Su influencia se canaliza a través del efecto Coriolis, que provoca que en el hemisferio norte el aire se desvíe siempre hacia la derecha. Coriolis también es responsable de que existan los anticiclones y las borrascas o de que las bajas presiones giren en contra de las agujas del reloj y las altas a favor. De esta forma, los ciclones que afectan a Galicia traen vientos del suroeste y los anticiclones del nordés. «Además, la corriente en chorro va de oeste a este siguiendo la rotación del la Tierra, con lo que todo el clima queda condicionado por estos dos factores, que actuarían de forma contraria en caso de que el planeta girase al revés. Las diferencias entre la costa este de Estados Unidos y Europa, por ejemplo, están muy condicionadas por la dirección de la rotación de la Tierra», comenta el meteorólogo Juan Taboada.

Pero ¿y si el movimiento fuese de este a oeste, justo al contrario? Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Meteorología alemán ha realizado una simulación modificando el giro de la Tierra y el resultado ha sido espectacular. El clima sería totalmente diferente. La superficie desértica se reduciría notablemente. Es decir, el planeta sería mucho más verde. «Los desiertos están muy condicionados por la circulación actual de la atmósfera y muchos de ellos se asocian a la parte este de los anticiclones semipermanentes (California y Chile en el Pacífico, Sáhara y Namibia en el Atlántico). Esto cambiaría con la modificación de la circulación. Los anticiclones, al girar al revés, conseguirían acercar humedad a esas zonas», explica Taboada. El clima gallego también experimentaría cambios muy importantes. Galicia se encuentra entre las regiones más lluviosas de Europa porque los frentes asociados a las borrascas que llegan desde Norteamérica entran de lleno por el noroeste de la Península. Esto no sería así con una circulación del aire con una dinámica diferente. «Nuestro clima sería semejante al que tienen en la costa este de Estados Unidos. Las borrascas vendrían del continente. Y los vientos asociados a las borrascas serían del nordeste, con lo cual el frío y la nieve a nivel del mar serían algo bastante habitual en la comunidad», dice Taboada. Además, en un mundo con una rotación de este a oeste, desaparecería del Atlántico la circulación termohalina, que a través de la corriente del Golfo transporta el calor hacia el continente europeo. «En definitiva, el clima de Galicia sería parecido al de Nueva York y el de Nueva York al de Galicia», termina el físico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Tags
Comentarios

¿Y si la Tierra girase de otra forma?