Un conductor de Vigo sin carné acepta aprender a leer como parte de la condena

El hombre suma varias condenas por delitos contra la seguridad vial


vigo / la voz

El fiscal de Seguridad Vial de Galicia, Carlos Gil, entregó ayer a una jueza un informe criminológico con una petición pionera en la ciudad con la que el propio acusado está de acuerdo. Recomienda que Instituciones Penitenciarias imparta en prisión educación vial y seguridad ciudadana a un conductor analfabeto y reincidente con múltiples condenas por delitos contra la seguridad vial. Circula sin carné porque no sabe leer ni escribir, lo que le impide aprobar el examen de conducir y tener licencia. Si fuese condenado, acepta acudir a un programa individualizado mientras está confinado en A Lama. El informe fue redactado por el Equipo de Investigación en Delincuencia Vial (Eidev) de la Policía Local.

El juicio rápido se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal Número 2 de Vigo. La Policía Local de Vigo desveló que el conductor, Ramón Jiménez, supuestamente, circuló el día 11 en sentido contrario por la avenida de Madrid en un Renault Clio sin carné y casi choca de frente con un coche patrulla, que lo paró. Suma varias condenas por delitos contra la seguridad vial. El fiscal le aplica la agravante de reincidencia y solicita seis meses de prisión para el acusado.

La abogada de oficio quiso echarle un cable al acusado en el juicio y le preguntó si estaba en un coche parado y estacionado. Pero él lo negó: «Lo saqué del taller y estaba en marcha». Propuso que solo lo condenaran a multa o «pagar en un centro» social. A la salida, Jiménez contó que solo sabe algunas letras porque de pequeño no iba al colegio y trabajaba en la chatarra. A los 18 años se enganchó a la droga. Su padre le enseñó a conducir. «Conduzco porque no tengo para comer», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un conductor de Vigo sin carné acepta aprender a leer como parte de la condena